Hasta a los tiburones se les homenajea

 

La mañana del domingo aterrizaba ya con retraso en Pisa. Una hora tarde comencé a atravesar las viñas y los olivos de un paisaje verde toscano, más vivo si cabe por la lluvia incesante de aquel día y que anunciaba la llegada a Vinci.  Una vez en la Fattoria di Calappiano, atravesé salones festivos, repletos de personas, unas trecientas, que reían y aplaudían, y al llegar al umbral que servía de unión entre uno y otro me encontré con el motivo de tanta alegría, el homenajeado, Vincenzo Níbali. Junto al speaker, se escondía tras su sonrisa tímida de medio lado, sin mantener la mirada fija en nadie, el que ha sido el último ganador de la Vuelta Ciclista a España 2010. Nos ve entrando  y nos saluda animado.

La fiesta, como cada año, es organizada por el Club de Fans de Vincenzo Níbali, cuyo capitán es Raniero Bindi, al que vimos correr junto a él en la Bola del Mundo y llorar de emoción bajo el podio color rojo cuando el joven italiano sentenció sobre Mosquera en la cumbre madrileña. Más que el squalo del stretto, los que sentimos gratitud por esta fiesta somos todos los demás. Bocanada de aire fresco en la que se respira amor, respeto y admiración por este deporte, ausentes estas últimas semanas de azote constante a este deporte. Se relaja la postura de estar a la defensiva ante los que atacan y ante los que dudan. Ahora toca disfrutar.

Los discursos se suceden. Las miradas más atentas y el silencio más sepulcral se hace cuando toma la palabra Alfredo Martini de 90 años, ex seleccionador italiano, siempre muy unido al desaparecido Franco Ballerini. Los periodistas italianos hablan de la evolución de Vincenzo como ciclista. Stefano Zanatta, director deportivo de Liquigas, señala que el año que viene luchará por el Giro y en función de los resultados y la condición física se planteará su participación en Tour o Vuelta. De pronto una caja inmensa irrumpe en medio de la sala. Los “CanNibali” invitan al corredor italiano a abrirla. De su interior sale Alessandro Vanotti, compañero de Liquigas y “de habitación en la mayoría de las carreras”, me comentan. Se siente la amistad que les une. Comienzan a sucederse los vídeos, recordando un año victorioso que comenzó apuntando maneras en el Tour de San Luis, en Argentina, en enero. Piel de gallina, ojos vidriosos. “Hay que ver cómo me emocionan a mí estos vídeos”, pienso para mí misma. Aplausos en podios, entrando en meta con los brazos en alto, con las apariciones de los CanNíbali…”No merecen menos estos deportistas, con el desgaste físico y psicológico al que están expuestos…”, sigo reflexionando. Me vuelvo buscando al homenajeado y le encuentro en el mismo umbral bajo la oscuridad de la sala, se vislumbra su sonrisa. Ha sido un gran año.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ciclismo, Vincenzo Nibali, Vuelta a España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s