Calor y viento. Ya estamos en San Luis

Primer día en San Luis. El largo viaje desde España y cansancio acumulado se olvidan en cuanto se pone pie a tierra frente al Hotel Vista del centro de la ciudad. Característico viento que suaviza los penetrantes rayos solares nos dan la bienvenida. Los buenos recuerdos afloran. Xavi Tondo y yo nos encargábamos anoche de dar rienda suelta a nuestras memorias en ediciones anteriores para ilustrar a Pablo Lastras y Carlos Oyarzún acerca de la carrera y el excelente ambiente. “Para mí no hay nada mejor que empezar la temporada aquí y terminarla en Chihuahua” comentaba Tondo.

El viaje, suerte para mí, comenzó en Madrid a las 19:30 horas. Los demás acumulaban horas en sus desplazamientos desde Andalucía e Italia. Armados de paciencia ante el viaje que nos quedaba por delante -ya lo avisaban otros veteranos en esta carrera como Jesús Rosendo y Luca Solari- tomamos rumbo hacia nuestro primer destino, Buenos Aires. Doce horas después, recogida de maletas y bicicletas, controles de aduanas y carga de camión y autobús, cambiábamos en la capital argentina de aeropuerto al Aeroparque, cruzando el centro de la ciudad por la Avenida 9 de Julio. El Obelisco, caprichoso, se convertía en miel en mis labios  ante la visita fugaz de esta ciudad que me acogió tantos años y  en la que por hoy no me podía perder. “El Aeroparque impresiona”, le decía yo a Luca Solari, “está en medio de la ciudad y si miras por la ventana durante el despegue o el aterrizaje parece que te  vas a estrellar con cualquiera de los enormes edificios que lo rodean”.  Tomamos rumbo a Mendoza. Dos horas y media después, con un aterrizaje casi suicida tomamos tierra. Descargamos de nuevo y nos subimos al autobús. Aún quedaban tres horas a San Luis por una de sus rectas e infinitas carreteras. A mitad de camino paramos tras el peaje y cruzamos la carretera hacia un bar en medio de la nada. “Si llegamos vivos a San Luis habrá que celebrarlo”, pensamos en voz alta cruzando los cuatro carriles de la autopista, “y yo ni siquiera tengo hambre!”, añadían otros. Las conversaciones con Rosendo, Solari y Vicioso amenizan el traslado. Estamos algo afectados por el cansancio, no sabemos si comer o dormir, lo hacemos todo a trompicones.

Una vez aquí empiezan los encuentros, primero con la organización de 2010, Juan y Gabriel Curuchet, Giovanni Lombardi, el servicio de prensa del Tour, los compañeros periodistas de este lado del charco, Ernesto Domenech, Roberto Cocas, Fermín y Domingo, responsables de Radio Vuelta y el resto de equipos y corredores  como el estrenado papá por tercera vez, Iván Basso que es centro de atención estos días.  Recargadas las pilas, “Wikitondo”, apelativo que el catalán se ha ganado en su grupo de amistades por su mental base de datos  ciclísticos sin fondo, Oyarzún, Lastras y yo  desafiamos al jetlag matando el tiempo en una de las terrazas cercanas al hotel. Es curioso como los camareros de los bares, recepcionistas de hotel y comerciantes de la zona, recuerdan incluso nuestros nombres de un año para otro, ofreciéndonos una exquisita  atención personalizada. Fue una noche de intercambio de reflexiones acerca de la falta de equipos españoles en el pelotón -a Tondo le fallaban las cuentas o más bien le faltaban…”¿tan pocos?!” exclamaba-, de la buena comunicación que hasta el momento está llevando a cabo el nuevo patrocinador con el equipo y demás anécdotas de la temporada, del ciclismo es pista, de las vacaciones… Alegrías de unos por repetir experiencia en este Tour, de otros por estrenarse y de otros por su nueva incorporación en un competitivo equipo, brindamos anoche bajo un aura de positivismo que ni el cansancio fue capaz de echar abajo.

Hoy todavía es día tranquilo. Los entrenamientos matutinos de los equipos ya nos han permitido ver y fotografiar al Team Movistar enfundado en su maillot azul y verde y cambiando el repetido “whisky”  por su lema “compartida la vida es…” sonreían para la foto. Mientras escribo estas últimas líneas Basso equipado con el renovado maillot de Liquigas se prepara para una sesión de fotos y explica al motorista “yo te iré indicando, es muy fácil, iremos a unos 40 km/h” y bromea “algo sencillo y tranquilo…a las 11 de la noche (aquí son apenas las 4) ya estaremos aquí, bien, no?” Cara de circunstancia del motorista. Reina la calma en San Luis hasta mañana, día de reuniones técnicas, entrega de acreditaciones y lo que es más importante, presentación del V Tour de San Luis en la Plaza Pringles, centro de la ciudad.

 

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “Calor y viento. Ya estamos en San Luis

  1. Wikitondo, jaja, que grande! Cómo me gusta este ciclista!
    Que envidia daís!
    Leeré el blog para seguir los entresijos que rodean la carrera.

  2. Nines

    Buen comienzo de temporada, con el calorcito ambiental y de las gentes de San Luis. Suerte para los equipos españoles ( aunque sean pocos )

  3. BRAVA Laura!!!

    Great and realistic, I like to reed 🙂 seen to be travelling with you!!!
    I’ m waiting an other articles…….
    Forza Liquigas!!!!
    Ciao from Venice Italy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s