Archivo mensual: mayo 2011

¿El show debe continuar?

– “Del Tour no se retira uno nunca”

– “¿Pero no dices que estabas agonizando?”

– “Ya, pero por eso no te puedes retirar”

Wouter Weylandt twiteaba ilusionado en la presentación del Giro de Italia el pasado viernes en el que anunciaba el inicio de 3496 km de travesía por las carreteras italianas. No ha podido completar ni  siquiera los primeros 500. En la misma etapa que el año pasado celebraba su victoria, la etapa 3, hoy ha perdido la vida. La rabia te recuerda sus jóvenes 26 años, su muerte trágica y carente de sentido, y el  muro en el descenso del Passo del Bocco, aquel que se ha llevado su vida sin aviso y sin despedidas, para dejar la compañía del pelotón en su descenso y realizar en solitario el ascenso hacia otro mundo.

Su muerte ha sido un desgraciado suceso que no entro a  atribuir a la seguridad de la carrera o no. Pablo Lastras, del conjunto Movistar , que esta tarde entró tercero en una meta silenciosa y ya vestida de luto en Rapallo declaraba:  “Es una pena y es hora de que hagamos algo por dignificar esta profesión. Es algo que se veía venir y esta mañana lo había hablado con varios periodistas. Hoy había muchas curvas peligrosas y ni siquiera había una mínima señalización o un bandera amarilla indicándolas. No sé dónde ha sido la caída y si ha tenido algo que ver, pero hoy cualquier elemento de seguridad brillaba por su ausencia”.  Me viene al pensamiento el desamparo en el que siento viven los ciclistas.  El diálogo que abre esta entrada es fruto de una conversación con un compañero de pelotón de Lastras y Weylandt unos días antes que no hacía más que reafirmarme en mi empatía hacia ellos. Y no paraba de pensar: ¿quién pudiendo dejar de agonizar decide seguir haciéndolo? ¿qué fortaleza y qué mente se necesita para ello?.

Los `gobernantes´de este deporte, en el que incluyo a las organizaciones de las carreras, no se dan cuenta de la inmensa deuda que tienen con los ciclistas. Una especie hecha a sí misma a base de una vida entregada a los entrenamientos, a saber ganar, a saber perder y  al sufrimiento, sobre todo al sufrimiento pero por su pasión sobre la bicicleta. Agonizan y se duelen de arriba a abajo pero siguen enfrentándose a la carretera con el único chasis que es su propio cuerpo. Humildes sufridores, jamás se quejan.  Y leo a Angelo Zomegnan, director del Giro de Italia, en la revista Pro Cycling: “Nos gusta hacer las cosas que nadie más tiene el valor de hacer”. Me he perdido, ¿ del valor de quién están hablando? Y es que la fortaleza con la que cuentan los ciclistas resulta que les hace vulnerables ante los que buscan de ellos hacer espectáculo, ante los que les quitan la comunicación con sus directores, ante los que les demandan que en 21 días disputen más de diez etapas de montaña, que superen los 200 km en más de trece de ellas y que los más de 200 ciclistas embutidos en carreteras estrechas superen todos los obstáculos, bajadas y emboscadas sin caerse y sin perder la vida en ello. Por supuesto, si cometen algún error serán enviados al ostracismo y vapuleados por la opinión pública. El trato parece un poco caro, casi un pacto con el diablo, pero lo firman, ¿por qué? por su pasión por la bicicleta.

No es mi intención sumar drama al que ya existe en torno a la muerte del corredor belga del conjunto Leopard, ni compartir imágenes ni aspectos de su vida que enfaticen la triste pérdida. Pero no quiero dejar de mostrar mi respeto por él y trasladar mis condolencias a su familia, amigos y compañeros. Y retomo las palabras de Lastras, es hora de dignifcar la profesión, pero dejemos de exigir a los ciclistas que sean ellos quien peleen por sus derechos. Su participación es importante pero no son ellos a quien les corresponder hacer de abogados de sus propios derechos. Demandemos a los que se supone se dedican a cuidar de este deporte más responsabilidad y cariño hacia él, cualidades que se suponen inherentes a ellos y sobre todo cuidemos el espectáculo no a costa de la seguridad de los ciclistas.

Wouter Weylandt, descanse en paz.

“Lucha, pues por mas que tengas
en la brega que sufrir,
cuando todo este peor,
mas debemos insistir”.

Rudyard Kipling

Anuncios

21 comentarios

Archivado bajo Carreras, ciclismo, cycling, Leopard True Race, Pablo Lastras, wouter weylandt

La vuelta a Mallorca en 312 kilómetros


9 horas y 50 minutos, primer tiempo. El cronómetro de la prueba cicloturista echaba humo tras haberse encendido a las 7 de la mañana del sábado. A esa hora más de 400 cicloturistas venidos hasta de los lugares más recónditos del planeta, tomaban rumbo hacia su reto de realizar los 312 km que daban la vuelta a la isla y nombre a la marcha, Mallorca 312. Locos pensaba. Pero luego llegan, todos y cada uno de ellos con los brazos en alto, celebrando su victoria, su reto cumplido y el vello se dispara siguiendo a las emociones. Te convencen.

El planteamiento de “abandonar” por unos días la actualidad del pelotón ciclista profesional para trabajar en la organización de una carrera cicloturista me encandiló. El respeto, la prudencia y la exigencia que todo cambio de escenario demanda, se tranformó en la noche del sábado, en la sensación de un trabajo bien realizado, de un contagio de emociones en el que un reto diferente era alcanzado por muchas personas el mismo día y en un enorme agradecimiento.  Han sido días de muchísimo trabajo y aprendizaje. Todos en la organización teníamos nuestra tarea a realizar. Durante los escasos minutos libres que nos concedíamos, por la mirilla  de la puerta imaginaria que separaba las responsabilidades de uno y de otro, echaba un ojo al trabajo de mis compañeros sin que ellos lo notasen. Así iba conociendo las entrañas de la prueba. Mi sorpresa llegaba tras notar que tras años trabajando en carreras profesionales en diferentes parcelas y conocer al dedillo su funcionamiento, la carrera cicloturista contaba con infinidad de detalles que jamás había imaginado. El grupo de maillots verdes encargados de dar ritmo, animar y controlar al pelotón, los distintos avituallamientos que bordeaban toda la isla, la posibilidad de ver online la posición de cada uno de los participantes, los coches a disposición de las necesidades de corredores, patrocinadores y medios de comunicación, la señalización de la prueba, el control de la secretaría técnica de dorsales, chips, entrega de camisetas finisher, el timing de cada acción teniendo en cuenta que la marcha comenzaba a las 7 a.m y su cierre de control fue a las 21 horas…Por nombrar alguna de las partes, aunque como siempre, el trabajo que no se ve es en el que más horas se ha empleado.


Mallorca 312 arranca a la vez que la Decathlon 167, para que aquellos que no tengan las condiciones para realizar toda la vuelta a la isla también puedan participar. No es una carrera competitiva, la competición está en uno mismo y en el reto que se haya marcado. En la segunda edición de la prueba, Pedro Horrillo repetía, esta vez con el dorsal 1 y trasladaba su dorsal 312 de homenajeado de 2010 a  un no muy confiado en completar los km que marcaba su doral, Óscar Pereiro, nuevo participante en 2011. La desconfianza y desparpajo del ciclista gallego ahora reconvertido en futbolista, han dado pie a momentos y frases para el recuerdo. Ambos han mostrado una predisposición extraordinaria en los días anteriores de preparación de la prueba, tanto en la presentación, como en la mesa redonda del viernes, participación del sábado y premiación final. Han aportado su granito de arena con sus experiencias, calidad humana y sentido del humor. A las 6:50 a.m un discreto Sean Kelly aparecía por primera vez enfundado en su maillot de Sportactive, para dar inicio a los 167km. Mientras todos posaban para la foto, el ilusionado Lorenzo Fluxá, propietario del Hotel Iberostar Playa de Muro que tan buena acogida nos ha dado estos días, sabía que le quedaban pocos minutos para iniciar su reto personal de completar los 167 km tras haber dado descubierto su pasión sobre la bicicleta meses antes. Su momento de entrada en meta y el abrazo con su familia que pude captar escondida la emoción tras mi cámara, me ha marcado como pocas entradas en meta he visto hasta ahora. La victoria reconocida en un premio vestido de satisfacción personal. No son locos, son valientes.


Aprovecho mi espacio para dar las gracias a Xisco Lliteras por su apuesta y confianza en mí, a Manu Martín por ser tan buen compañero y por su apoyo, a Miquel Alzamora por sus discursos  una y otra vez y su buena predisposición, a Alex Grech por aguantarme con los listados y con aquella puerta que juro a mí nunca se me abría y por los buenos momentos, a Oxana y Simone que han trabajado muchísimo, a Lorenzo Fluxá por su cercanía, simpatía y atención, y a todo el equipo del Hotel Iberostar Playa de Muro que nos han hecho sentir mejor que en casa a pesar de ahora obligarnos a estar un mes a dieta, a Pedro Horrillo y Óscar Pereiro por su incondicional apoyo y su buena voluntad, al grupo de maillots verdes que tan buena ayuda prestan a los corredores durante la prueba, a todo el grupo de voluntarios de Mallorca 312 por su trabajo e ilusión, a Miguel y su compañero`cordobéh´porque han hecho miles de kilómetros y soportadp nuestros encargos siempre con buena cara, a Mito por sufrirnos a todos pidiendo datos de dorsales y horarios, a Aina por su ayuda con el Super Glue y demás manualidades…Seguro que me dejo a alguien porque ha sido muchísima la gente que ha colaborado con nosotros esta semana. En todo caso, gracias, gracias a todos!


Nos vemos en 2012! No os la podéis perder!!

http://www.mallorca312.com

facebook: Mallorca 312 y Mallorca Cicloturista

6 comentarios

Archivado bajo Óscar Pereiro, Cicloturismo, Mallorca 312, Pedro Horrilllo