Tadej Pogacar: abran paso a la nueva sensación del ciclismo

Artículo publicado originalmente en la revista británica Cyclist. Link in english.

Escribir un artículo sobre el jovencísimo Tadej Pogaçar mientras el Tour de Francia atraviesa el Macizo Central supone re-escribirlo cinco o seis veces. Una buena idea es escribirlo en el día de descanso, como fue el caso. Cinco días más tarde se proclamó ganador del Tour de Francia con apenas 21 años. Pero entonces…

Tadej Pogaçar (1998, Komenda, Slovenia) está re-escribiendo el guión habitual del Tour de Francia en su debut en la carrera francesa. El joven de 21 años está siendo, para sorpresa de todos, el gran animador del Tour tras años de carrera controlada al milímetro por el anterior equipo Sky. Después de trece etapas, el esloveno ha logrado una victoria de etapa y ser segundo en la clasificación general a pesar de que en la séptima etapa se vio cortado por los abanicos y de no contar con un equipo como el que tiene Jumbo-Visma o Ineos Grenadiers, que además de arroparle le guíe en momentos clave de la carrera. Para estar en esta posición, ha demostrado ser el más valiente, o quizás el más fuerte, de los favoritos, a pesar de que él mismo comentaba de su debut en el Tour que vendría sin presión “para aprender, dar mi 100%, ayudar a mis compañeros y quizás probar hacer algo, pero el objetivo número uno es ganar experiencia”.

“El trabajo que desempeño me ha hecho tomar decisiones muy importantes siendo muy joven, si lo comparo con la vida que llevan mis amigos”

Es un talento natural al que se suma el coraje, la confianza y el instinto para saber moverse en carrera. “Creo que una de mis fortalezas es saber leer la carrera, pero no me pongo nervioso ni ataco sin sentido. Prefiero ver lo que hacen los otros y fluir”, dice Pogaçar. Para su director en UAE Team, Neil Stephens, “es un fenómeno. Muchas veces cuando recibo la información de radio vuelta, estoy pensando en decirle algo y él ya ha tomado la decisión adecuada”. Por eso, su segundo puesto virtual en la general del Tour a 40” de su compatriota Primoz Roglic, es en realidad una sorpresa a medias, ya que en 2019, en su primer año en profesionales, logró una victoria de etapa en cada una de las semanas de la Vuelta a España y fue tercero en la clasificación general, y comenzó este extraño 2020 con victoria en la Vuelta a la Comunidad Valenciana.

En las distancias cortas, Pogaçar es un chico sencillo, tímido, educado y con las ideas claras. Pocos meses después de su debut en el World Tour llamó la atención del mundo con su victoria en la general del Tour de California. Le siguió la Volta ao Algarve, otros buenos resultados en la Vuelta al País Vasco y los mencionados en la Vuelta a España. “El trabajo que desempeño me ha hecho tomar decisiones muy importantes siendo muy joven, si lo comparo con la vida que llevan mis amigos”, reflexiona. “Por fuerza, maduras antes, aprendes a trabajar con un grupo de gente, aprendes cómo funciona la vida y tienes muchas cosas que hacer en tu día a día”. A Stephens, le llama especialmente la atención lo maduro que es a tan temprana edad. “No es lo normal. Es muy tranquilo, independiente, reflexivo pero también escucha, hace caso y pregunta las cosas adecuadas, sin perder la iniciativa”. El salto de amateur al World Tour, no es sólo un salto de nivel, sino la entrada al mundo de los adultos. “En amateur competía con gente de mi edad, hablábamos de las cosas que solíamos hacer o que nos gustaban y ahora al llegar a este equipo todo el mundo es más mayor que yo, todos tienen sus propias familias, pero no me importa, sigue siendo una gran experiencia”.Tras su primer año con el equipo UAE, trasladó su residencia a Mónaco donde vive con su novia, la también ciclista, Urška Žigart, del equipo Alé BTC Ljubjana. Reconoce que al principio su mayor preocupación era encajar en su nuevo equipo. “Al inicio de la temporada estaba muy nervioso pero en la primera carrera en Australia enseguida comencé a encontrarme muy cómodo. Me sorprendí a mí mismo luchando muy pronto por puestos privilegiados de la general como hice en Algarve. Nunca imaginé o esperé tanto para mí. Siempre intento mejorar pero esto ha ocurrido muy pronto”.

Su gran deseo para 2020 era enfrentarse a Bernal y a Evenepoel. Con el colombiano lo está haciendo ya en el Tour de Francia, y para encontrarse con el belga tendrá que esperar a la temporada 2021 a que se reponga de sus lesiones tras su caída en el Giro di Lombardia. “Son los mejores contemporáneos y creo que sería una gran experiencia correr contra ellos”. Sin querer, esta generación de nuevos talentos ha desbancado a los veteranos que hasta hace dos días eran favoritos en las grandes vueltas y que de hecho aún se ven con posibilidades de ganarlas como Froome, Thomas o Nibali, sin ni siquiera tenerles en consideración. Atrás quedaron los años en los que se pulía a los jóvenes talento y se cuidaba de no darles un calendario extenso o exigente. Los jóvenes de ahora llegan listos para brillar gracias en gran parte a la profesionalización del campo amateur, en el que entrenan prácticamente como los profesionales. “En ese sentido yo también estoy aprendiendo con Tadej”, cuenta Neil Stephens. “Yo soy ya veterano y de la escuela de hacerles crecer poco a poco pero con Tadej aunque lo quiera llevar tranquilo él mismo se va marcando su propio ritmo. Le gusta dar su 100% sin dejar de disfrutar de la carrera, gane o no”.

Nunca imaginé o esperé tanto para mí. Siempre intento mejorar pero esto ha ocurrido muy pronto”.

A diferencia de cómo era el ciclismo de entonces, en el que en los equipos estaban muy marcadas las jerarquías y existía un código de respeto que los jóvenes debían acatar, Pogaçar, como sus sobresalientes contemporáneos, deben ocupar un puesto que en la teoría no les corresponde y sus compañeros veteranos deben procurar hacérselo al llegar al equipo ya con galones de líder. Es una situación similar a la que vivió en su día el desconocido Óscar Freire cuando llegó al todopoderoso Mapei como campeón del mundo con 23 años. “En el caso de Tadej la situación se ha ido desarrollando con naturalidad. Es muy bueno, y él lo sabe, pero a la vez es muy humilde y buen compañero. Los directores no le tenemos que marcar las pautas, él sabe cuando tiene que trabajar para un compañero o cuando le toca a él. Esto le va abriendo camino y le va dando libertad”.

En el podio de la Vuelta a España de 2019, Tadej Pogaçar disfrutó del himno esloveno que rendía homenaje al ganador de la ronda española, Primoz Roglic. Entre ambos están logrando abrir paso al ciclismo entre los deportes más populares del país como son sky jumping, football, basketball and handball. Cruzando el Macizo Central eran los más fuertes del Tour de Francia y continuaron siéndolo hasta el último día y a pesar de que puede parecer que había cierta alianza entre ellos, Pogaçar lo dejó muy claro al final de la etapa 15: “Quiero ganar el Tour de Francia”. Dicho y hecho.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s