Archivo de la categoría: Alberto Contador

Va por ustedes, afición

Image

Pedalier #53 ya a la venta

El fuerte sol en San Luis, aliviado por el indomable viento característico de la zona, anunciaba el inicio de la competición ciclista. Las fuertes tormentas eléctricas provocadas por las altas temperaturas respetaban el día e inundaban la noche. El Tour argentino volvió a reunir a los ciclistas con mayor renombre del pelotón internacional. Repitió Alberto Contador, Vincenzo Nibali, ganador de la edición de 2010; se estrenaron Peter Sagan, Thor Hushovd, Tejay van Garderen y Mark Cavendish que lucía por vez primera los colores de Omega Pharma Quick Step y conseguía la primera victoria de 2013 para el equipo belga. Al inglés se le veía feliz, relajado y más accesible que nunca en Argentina. “Yo me paro en un sitio, frente al control de firmas, y la gente se va dando el relevo para hacerse una foto conmigo”. Así hasta quince minutos. Brazo por encima y un recuerdo para siempre.

Y es que la esencia del Tour de San Luis se encuentra en su gente. Amable, cariñosa, atenta y cautivadora. Sin ser Argentina un país de gran afición y seguimiento ciclista -no hubo mención alguna de la carrera por parte de los medios nacionales- el Tour de San Luis es el evento del año para los puntanos locales y otros argentinos aficionados. Al hotel Vista, donde se aloja la organización, la mayor parte de los equipos y la prensa, una llega con ansia de encontrarse con los que ya forman parte de su círculo de amigos a pesar del océano que nos separa. Fuera se encuentran Adolfo y Luis Alberto periodistas argentinos que toman su mate caliente a pesar del calor veraniego. Dentro choco con la cándida mirada de los hermanos Curuchet, Juan y Gabriel, uno director deportivo de la prueba, otro presidente de la Unión de Ciclistas de la República Argentina. La cálida bienvenida continúa con Ricardo, el secretario; Federico, el fotógrafo con más chispa de toda la carrera; Carlos, el comisario; Pablo, el fotógrafo aventurero…Vidas dispares que se encuentran gracias al ciclismo una vez al año. Sin duda la historia más cautivadora es la de Sergio. Pequeñito, de piel curtida y morena, de mirada oscura y profunda, de una humildad difícil de encontrar al otro lado del charco, educado y siempre dispuesto, en 2010 se desvivía por ayudar en lo que fuese al equipo local. Recuerdo cómo por aquel entonces nos contó una tarde a mí y a un grupo de corredores, entre los que se encontraba Filippo Pozzato, que había tenido que pedir permiso para estar en la carrera ya que trabajaba en una funeraria cobrando a domicilio los servicios a las familias de los difuntos. Hasta el siempre jaranero Pozzato guardó silencio impresionado por la historia de Sergio, quien seguía contándonos que era un trabajo duro pero era un trabajo al fin y al cabo y sus ojos se llenaban de felicidad al volver a hablar del tour que pasaba por su tierra una vez al año. “¿Nos podremos hacer una foto más tarde, Pippo?”, concluía con la confianza que le había dado nuestra atención.

El Tour de San Luis no sería posible ni tan especial sin su gente. El ciclismo no saldría adelante sin la afición que espera en las cunetas, que se acerca a las metas, que lo sigue por Internet o que adelanta la comida para ver los últimos 50 kilómetros por televisión. Desgraciadamente, la generación ciclista de ahora se encuentra en deuda por lo que se hizo en el pasado. Toca curar la herida de los millones de seguidores que creyeron en lo que años más tarde se ha podido descubrir como una gran mentira. Google devuelve a la realidad tecleando en su buscador “caída de un mito”, y ofreciendo como primer resultado el rostro de Lance Armstrong. Y es normal que los seguidores estén dolidos. Los deportistas son los héroes del siglo XX y XXI, aquel guardián de la polis griega con atributos de filósofo y de guerrero, más próximo a lo divino que a lo humano. El deporte es la “religión de compensación” (Jorge Riezu, Filosofía y sociología, 1997) porque suple la carencia de valores en la sociedad actual. Superación, sacrificio, trabajo, constancia, compromiso, colaboración, respeto, lucha, entrega, exigencia y juego limpio. Tocará trabajar duro para librarnos de la sombra que ha oscurecido este deporte. Es un compromiso de todos. Y aunque muchos hayan perdido la fe por el camino, otorguémosle la confianza que reclama la actual generación del ciclismo profesional para hacer de este un deporte ejemplar y devolverle la dignidad que merece.

Son protagonistas de las páginas de Pedalier #53 Vincenzo Nibali, Thor Hushovd, Joan Horrach, Eloy Teruel, Australia y muchos más. Próxima semana a la venta.

Image

Click aquí para leer el sumario completo del número 53 de Pedalier.

1 comentario

Archivado bajo Alberto Contador, ciclismo, cycling, Eloy Teruel, Gabriel Curuchet, Joan Horrach, Juan Curuchet, Lance Armstrong, Mark Cavendish, Pedalier Pro, Peter Sagan, Thor Hushovd, Tour de San Luis, Tour Down Under, Vincenzo Nibali

Celebrando ‘a mi manera’

[Artículo publicado el 5 de julio de 2012 en Festina. This is our sport. Enlace original: http://blog.festina.com/2012/07/celebrando-a-mi-manera%C2%B4/]

El libro de ruta mostraba en la página de la quinta etapa al recientemente retirado Robbie Mcewen alzando los brazos en la meta de Saint Quentin durante la cuarta etapa del Tour de Francia 2006. Dos días más tarde haría triplete en Vitré y entraría en meta emulando a Jim Carrey en “Dos tontos muy tontos” cuando, agitando sus brazos, fingía estar corriendo dentro del coche; “parece como si fuese a una velocidad increíble, Harry”, decía el personaje. Era una apuesta que había hecho con Levi Leipheimer en marzo de aquel mismo año, durante la Tirreno Adriático. “Levi me pidió que celebrase de alguna manera, pero especial, como en la película. Estará contento. Ahora me debe una”. Seis años más tarde, el segundo “running man” entraba en la meta de Boulogne-sur-Mer. Esta vez fruto de una promesa con sus compañeros de equipo, Peter Sagan celebraba su victoria recordando a Forrest Gump.

Los originales modos de vivir la victoria tienen amantes y detractores. La celebración en meta con arrogancia y mala educación se paga. Aunque no existe un libro de estilo sobre cómo celebrar una victoria ciclista, sí existe una norma protocolaria básica, que se vea el nombre del patrocinador.  Hay quien además decide tener un guiño con la marca que les apoya, señalando su maillot o incluso besándolo. “Yo quiero ganar una etapa en línea para hacer el gesto de atender el teléfono”, decía en tono distendido Xavi Tondo tras su victoria en la contrarreloj en San Luis. “¡Que eso ya lo ha hecho Cavendish!”, contestaba uno de sus compañeros de la escuadra teléfonica. Mark Cavendish ha sido uno de los habituales en dar color a sus celebraciones aburrido del clásico alzamiento de los brazos, a pesar de que en los últimos años se muestre más comedido. Desde el corte de mangas en el Tour de Romandía, a romper en llanto en el Tour de Francia hasta hacer el caballito en La Vuelta a España. Impulsivo como es, sus celebraciones son un estallido de emociones.

La originalidad y el talento tienen un riesgo. Puede ocurrir como con El Pistolero, Alberto Contador, cuyo famoso y repetido gesto de disparar al aire puede ser el más ansiado del año por los seguidores tras los meses de letargo pero puede por terminar de cansar al madrileño ante su más que previsible lluvia de victorias que está por llegar. También puede ocurrir que a riesgo de querer ser original en cada victoria el público demande más y se acaben las ideas. Ya se espera una tercera victoria de Peter Sagan en el Tour y otro nuevo festejo que supere al anterior.

Escudados bajo el mérito otorgado por entrar el primero en meta, emulan a Frank Sinatra en su “I did what I had to do…I did it my way” y su imagen pasa a ocupar un lugar preferente en el álbum de la historia del ciclismo. En la retina permanecerá la entrada en meta de Carlos Sastre en el Tour de Francia en 2003 con chupete en boca en dedicatoria a su hija; la de Juan Antonio Flecha en la misma edición del Tour haciendo honor a su nombre, preparando el arco con los brazos para lanzar la flecha; la dedicatoria en el Giro de Lombardía de 2006 de Paolo Bettini alzando los brazos y la cabeza al cielo dedicándole en un mar de lágrimas la victoria a su hermano recientemente fallecido o el disparo en la meta de los Mundiales de Stuttgart dedicado a los que lanzaron una campaña de desprestigio contra él…

Hoy en Saint Quentin ha ganado André Greipel por segundo día consecutivo, imponiéndose sobre Goss y Haedo. Y discreto  como son sus celebraciones, con los brazos en cruz, y un toque de humildad respondía con paciencia a la siempre presente pregunta sobre Mark Cavendish que hoy quedaba quinto, “no sé por qué siempre me preguntáis por Cavendish si ya he demostrado que puedo batirle”.

Deja un comentario

Archivado bajo Alberto Contador, Carreras, ciclismo, Mark Cavendish, Peter Sagan, Robbie McEwen, Tour de Francia, Uncategorized, Xavi Tondo

Sobre mitología, leyendas y otros cuentos

 

La desacreditación pública de una persona provoca su pérdida de identidad, su falta de reconocimiento, el peor mal que se puede provocar. En la mitología griega, la diosa de la caza y los bosques, Artemis, se sirvió de su conocimiento para sentar precedente sobre el humano Acteón, cazador formado bajo la tutela de Centurión, que fue castigado por la diosa al convertirlo en ciervo y morir bajo los colmillos de sus propios perros. El mito de Artemis se extrapola siglos después también en el ciclismo, donde los principales robos de identidad se producen a consecuencia de filtraciones, difamaciones, opiniones de unos, de otros, culpabilidad no probada, opinión pública no formada para dichos procesos, etcétera, etcétera. Es lo curioso del mito y también de esta realidad. Artemis no opta por dar muerte a Acteón, prefiere robarle su apariencia. El ciclismo es algo similar. Nada es sencillo y poco se debate entre inocente y culpable.

El personaje de Kafka, Joseph K., en el Proceso, una mañana cualquiera se despierta detenido en su propio domicilio sin saber de qué se le culpaba, sin más explicaciones se adentra en un laberíntico y agonístico procesamiento, que bien recuerda al enrrevesado proceso que está viviendo estos días Alberto Contador. A los conceptos judiciales, que ya alguno se nos escapa, salvo la gente que más atención está prestando en todo este proceso, creo que para la opinión pública está siendo cada día más y más confuso. Uno no sabe si alegrarse por la absolución de la Federación Española de Ciclismo, después de haberle sancionado con un año unas semanas antes. Miro de reojo hacia atrás porque creo que se nos vienen encima los perros de Acteón. Esto no ha hecho más que empezar. Y encima nos ganamos a toda la prensa extranjera en contra y parece que Heminway se equivocó, es España una Fiesta, no París. Mientras tanto se siguen destapando operaciones antidopaje y yo cierro los ojos y me encojo como cuando esperas que suene el trueno anunciado por el relámpago.

Curioso es el papel que adopta la indignada UCI con la “festiva” España y lo poco que se pronuncia sobre otro dios cada vez menos mitificado como es Lance Armstrong. Sin ser partidaria de humanizar a nuestros dioses al menos cuando han corrido ríos de tinta tantos años después, no deja de sorprenderme que tras el reportaje de Sports Illustrated publicado el mes pasado, sobre el campeón estadounidense que recoge las acusaciones e investigaciones que caen sobre él por dopaje, blanqueo de dinero y fraude, no se hayan apenas pronunciado. Se trata de un detallado informe que los periodistas estadounidenses han desarrollado durante un año y en el que también se hacen eco de la relación de Armstrong con el experto anti-doping Donald Catlin y el médico italiano Michele Ferrari, y recoge acusaciones de compañeros de equipo y gente cercana al astro. Pero todo ello merece mención a parte en un nuevo capítulo.

Y volviendo al mito, si Acteón se convierte en la UCI, ésta debería ser el cazador cazado, el  sujeto que se convierte en ciervo y es comido por sus propios perros. En una posición más negociadora y conciliadora, esto es una intención de muchos pero acuerdo de pocos. El ya más que conocido problema del ciclismo. El primer paso ya se vivió en la Challenge de Mallorca aunque no fuese el`bosque´mejor elegido. Una noche de reunión entre los ciclistas que ya ha dado como fruto una petición oficial por parte de la CPA, la asociación internacional de ciclistas a la UCI de que “preste más atención a las necesidades y derechos de los corredores, los cuales deben ser considerados el principal elemento y esencia del ciclismo”. Y es que a nadie le gustaría ser el Acteón del mito de Artemis, ni el Contador de El Proceso ni siquiera la cucaracha de La Metamorfosis, transformada, incomprendida y desterrada tras echarse todo el mundo encima. Conviene mantener los ojos abiertos y las mentes despiertas y objetivas ante lo que se viene encima. La carretera es un buen desestresante para Alberto Contador, aunque la carrera no ha hecho más que empezar.

 

Ilustración El Proceso: Gallardo.

6 comentarios

Archivado bajo Alberto Contador, Carreras, ciclismo, cycling, UCI

Y en Londres me pregunté: ¿Qué dirán las revistas inglesas sobre el ciclismo?

Una de las cosas qué mas me interesaban, si me lo permiten, al llegar a Londres era conocer el tratamiento informativo que los medios de comunicación, principalmente revistas, daban al ciclismo. Una vez hecha con la ciudad me detuve una semana después en el kiosko central de la concurrida estación de Waterloo. La sección Sports ofrecía dos de sus baldas a todo tipo de magazines dedicadas a este deporte. Como estar ante el escaparate de una pastelería con miedo ausente por comprar todo lo que quieres. De allí salí con Cycle Sport, Procycling, Cycling Weekly y para mi sorpresa también dí con el libro Photography 2010, A year with the Pro Peloton, que recordaba que el fotógrafo Tim De Waele anunciaba en su twitter unos días antes.

Las diferencias a simple vista entre las dos revistas reinas, Proclycling y Cycling Magazine son cualitativas. De la primera se extrae un mayor presupuesto en la elección de los materiales e impresión, así como un especial cuidado por el diseño y la fotografía que corre a cargo del mencionado fotógrafo belga, Tim de Waele. La segunda utiliza una calidad media, un diseño adaptado a todo el contenido que expone y para ella fotografían el mítico Graham Watson y Andy Jones.

Superada la página editorial comienzo a leer. Más adelante, cambio de revista. Y vuelvo a cambiar. Por un momento ya no sé cuál he leído antes y cuál después, y es que, no sé si fruto de la casualidad o quizás actualidad, las dos revistas cuentan con más de diez páginas que resultan casi idénticas en contenido. Un juego de las siete diferencias en sus secciones iniciales de Big Photo, análisis del caso Contador y el top ten de los “most creative doping excuses”.

Sin embargo, pronto éstas me parecen tan dispares como el Daily Mirror y The Guardian. Recuerdo claro de lo que debatíamos días antes en clase de inglés acerca de la división de los medio británicos entre “tabloids” y “broadsheets”, es decir, entre los periódicos sensacionalistas y los considerados, más serios. Pues bien, Cycle Sport cuenta con un amplio contenido de noticias, originalidad y sentido del humor, al que le sobra cierta acidez en algún caso, que todo junto es la receta para tener  un periodismo algo más de pasillo y de caña en un bar. No le falta bravura ni valentía. Procycling aporta un periodismo más riguroso, trabajado, reportajes en profundidad y entrevistas con elaboradas sesiones fotográficas que dotan de un aura intimista y transmiten las sensaciones del entrevistado como en ningún caso anterior ví, leí o sentí. Es elegancia, estilo y profesionalidad. Las fotografías en colores cálidos y otra serie de contraluces en blanco y negro de Thor Hushovd no hacen más que acentuar la serenidad del corredor noruego antes y después de convertirse en el nuevo campeón del mundo. Fotogramas en blanco y negro extraídos de una película parecen las imágenes que recogen momentos del doctor de BMC, Max Testa y que subrayan sus declaraciones, titular del artículo “En medicina no hay ni blanco ni negro. Sólo hay mucho gris“. Brillante.

Dos revistas que más allá de competir, se complementan. El último número de Cycle Sport me sorprendió sobremanera con su repaso de la temporada 2010. A dos páginas una ilustración repasa los mejores y peores momentos con los corredores sobre una carretera con salida en el Tour Down Under y llegada en el Giro de Lombardía.

 

El “motor” de Cancellara, la escuadra de liquigas con su cabecilla rosada trabajando en casa, la desafortunada fractura de rueda de Mark Cavendish en el Tour de Suiza, la caída de Frank Schleck en el Tour de Francia, su hermano Andy rascándose la cabeza con un pie en tierra esperando la asistencia,  Alberto Contador representado como una inmesa vaca vestida con el jersey amarillo, Valverde soportando una gran jeringuilla, Mosquera transportando una bolsa sanguínea (no falta el humor negro tampoco), un colorado Igor Antón tirado en el suelo, en una esquina, Schleck y O´Grady rodeados de botellas de alcohol brindan en la barra de un bar…Aquí hay para todos y yo a estas alturas ya necesito una pastilla anti acidez!

 Y este elaborado trabajo de diseño, hiriente en alguno de sus casos más extremos, está acompañado por un reportaje, al que no le falta originalidad y sátira. Por ejemplo, a través de otro gráfico explican la estrategia de Filippo Pozzato por pasos: Persecución de los favoritos – Ponerse a rueda de ellos – Pelear – Perder el momento – Quedar quinto. A Cavendish le dedican unos versos de Rudyard Kipling en resumen a su temporada:

 

“[…] If you can meet with Triumph and Disaster

And treat those two impostors just the same.

Yours is the Earth and everything that´s in it,

And-which is more-you´ll be a man, my son!”

Como anillo al dedo.

A Jens Voigt e Iñigo Cuesta justifican y alaban su continuidad en el pelotón profesional y ponen como ejemplo el de “otras personas que son demasiados mayores para hacer lo que hacen”. Y citan:

Bruce Willis, héroe de acción, 55 años.

Hugh Heffner, playboy, 84 años.

Bart Simpson, 31 (en sus eternos 10).

 Todo un resumen del año basado en dar una de cal y otra de arena. Un poquito de caña y otra de sentido del humor. Y es que la gravedad y el salto del límite profesional y moral (por sensacionalista que sea no deja de tratarse de periodismo, no debemos olvidarlo) se produce en la comparación del Top Ten de los corredores de 2010 donde se detallan las victorias de cada uno. No sólo no aparece Alberto Contador, sino que además el Tour de Francia se lo otorgan a Andy Schleck y el corredor madrileño se ve expuesto a continuas sátiras y descréditos por parte de la redacción de esta revista inglesa. Quizás Cycle Sport disponga de más información para sentenciar como culpable a Alberto Contador por un caso de dopaje y arrebatarle sus victorias antes incluso de que un juzgado lo haga. ¿Rigurosidad y ética para qué os quiero?

Casos como estos a parte, ambas revistas, junto con Cycling Weekly y la accesibilidad al libro de fotografías de 2010 del pelotón, otorgan mayor profesionalidad a este deporte, y aunque como un colega inglés me comentaba el otro día “no te equivoques, que aquí el ciclismo no se sigue casi nada”, tan necesario es serlo como muchas veces aparentarlo, y al menos, en esta segunda parte, en España nos queda mucho por aprender.

7 comentarios

Archivado bajo Alberto Contador, Carreras, ciclismo, controles, cycle, cycling, Ezequiel Mosquera, Fabian Cancellara, Graham Watson, Mark Cavendish, periodismo, sport, Tim de Waele, Vuelta a España

Criterium de Alcobendas: el espectáculo debe continuar

Aunque la publicidad del Criterium de Alcobendas se viste a izquierdas de rosa y a derechas de amarillo, por los ganadores de Giro, Ivan Basso, y Tour, Alberto Contador, el de Pinto no podrá correr “por encontrarse inmerso en un proceso de investigación”. Pero “show must go on”, y otros nombres como el del reciente vencedor de la Vuelta a España, Vincenzo Nibali, el maillot verde del Tour, Alessandro Petacchi, otra joven promesa, Roman Kreuziguer y el actual campeón de España, Iván Gutiérrez Palacios darán caché a esta prueba durante la mañana del domingo en la localidad madrileña de Alcobendas. En el repaso a la participación, no se ha nombrado a Ezequiel Mosquera, aunque la organización ha declarado tener las puertas abiertas para el corredor gallego ya que “no tiene la licencia retenida y por tanto, respetamos su presunción de inocencia”.


Iván Gutiérrez agradecía a la organización de este Criterium el apoyo en la tarea “de hacer todo cuanto esté en nuestras manos para mejorar la situación en la que se encuentra el ciclismo”. Y ya en un breve picoteo antes de salir hacia el aeropuerto, Basso se lamentaba de uno de los males que están afectando más estos días: dar micrófono o líneas de periódico a quien no sabe de lo que habla. Al poco se le iba la vista a la televisión del fondo, y asombrado por el revuelo que se creaba alrededor de Julián Muñoz preguntaba “¿famoso?”, Ivan y yo le contábamos su historia con tinte de culebrón. Y respondía “ahhh, esto en Italia se ve todos los días!”.

 

Gran Premio Ciudad de Alcobendas.

Domingo 17 de octubre.

Avda. de España (frente al Ayuntamiento)

11:30 – 14:00 hrs.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Alberto Contador, Carreras, ciclismo, Criterium de Alcobendas, Ivan Basso, Madrid, Vincenzo Nibali

¿El pelotón como un rebaño de ovejas?

Sin ánimo de arrojar luz en toda la polémica surgida desde hace una semana por el caso Alberto Contador, ni tampoco de resumir todo lo que se ha expuesto durante estos días, ni pronunciarme acerca de la existencia o no del dopaje en este deporte, lo que quiero es “desabrocharme” el nudo de la corbata que ahoga estos días ante la falta de rigurosidad de algunos medios, organizaciones y actores de este deporte. Para el que pueda pensar lo contrario, procuro estos días no dejarme llevar por el sentimiento hacia el ciclismo ni el patriotismo, simplemente me encuentro a la espera y no hago juicios de valor más allá de criticar a aquellos que con dedo condenatorio y papel justiciero señalan a culpables que, caso contrario demostrado, aún son inocentes. Inmersos en un proceso en el que recordemos se presupone la inocencia del que se acusa, la UCI ha declarado que no habrá caso Alberto Contador, sin embargo, no pone fecha para darlo por finalizado, alimentando el ansia de rumores, invenciones, morbo, “investigaciones”? y la curiosidad del que sigue este deporte.

El ciclismo es un deporte donde reina el desamparo y es un engaño pensar que su mayor problema es el dopaje. Los ciclistas se encuentran ante una indefensión enorme que explica la falta de unión y de coro ante las historias que estos días se escuchan. Sin embargo  a través de twitter, se pueden leer voces indignadas en respuesta a lo que sueltan sus “compañeros” y parte de sus guardianes. Roman Kreuziger, el joven corredor que este año fichará por Astaná se rebelaba ante lo que declaraba el fiscal jefe del CONI (Comité Olímpico Italiano), Ettore Torri, sobre que todos los ciclistas utilizan sustancias dopantes: “Todo lo que ha dicho Torri es realmente malo para todos los corredores!”. Su actual compañero de equipo en Liquigas, Jacopo Guarnieri coincidía: “He leído ahora la entrevista de Torri: me siento realmente ofendido por sus palabras”. Vicenzo Nibali, reciente ganador de la Vuelta a España, se sumaba a las quejas de sus compañeros de equipo: “me uno a lo que ha dicho Guarnieri, me siento ofendido por las declaraciones de Torri”. Luis Angel Maté criticaba en facebook: “Torri, no todos los ciclistas se dopan, igual que no todos los magistrados y dirigentes italianos son unos mafiosos corruptos, o igual que no todos los que trabajáis para el CONI sois unos fascistas!”. Otros corredores prefieren mantener la calma y no pronunciarse: “¿para qué serviría que hablase? El problema es que la gente hace caso a lo que está saliendo estos días. Lo que hay que hacer es esperar; esto es un proceso.”

El público que sigue en mayor o menor medida este deporte no es consciente del control al que está sometido el corredor los 365 días al año, 24 horas al día.  Como si fuesen ex alcohólicos o ex drogadictos recién salidos del centro de rehabilitación. Por si no lo he mencionado, tampoco es mi intención en este post exponer el mundo de ciclismo, con su parte buena y su parte mala pero cierto es que siempre me ha llamado la atención su complejidad, burocracia, desamparo, como ya he dicho, y sobre todo el interés que mueve por miles de frentes. Por ello aquí dejo unos fragmentos de una carta de un corredor profesional, que no da su nombre, participante en los Mundiales de Melbourne sobre las que él considera verdaderas trabas de este deporte y titulada “Estamos corriendo como un rebaño de ovejas”.

“Puedo ver los controles que se me practican en el ADAMS, pero nadie me garantiza que sean reales. ¿Por qué debería creer en estos resultados? Podrían ser manipulados sin demasiados problemas. Conozco bien mi perfil y mis niveles, pero si se me acusa de cualquier valor anómalo de hace un año, ¿cómo es posible que recuerde ese test y si durante esas fechas sufrí hemorroides o cualquier otra afección? […] Lo que quiero decir es que hay muchos puntos débiles en el actual sistema”. Palabras que nos recuerdan a las que dijo Contador en su rueda de prensa.

Hay muchas inconsistencias y puntos que pueden fallar. Por ejemplo, los resultados de la Paris Niza de este año, más elevados de lo normal. Todos. Todos y cada uno de ellos. ¿Por qué?“. […] “En estos días podemos ver algunas cosas extrañas, tales como recibir un resultado negativo de un laboratorio y que pasa a través de muchos otros hasta que llega un resultado positivo. ¿Quién vigila a los controladores? ¿Por qué no puede haber un agente independiente  que también pudiese examinar los resultados?”. […] “La UCI puede usar sus controles para ganar poder. Los equipos más limpios serán tratados mejor. Ante un nuevo fichaje los equipos podrán preguntar a la UCI por los mejores corredores (a su modo de ver). No estoy de acuerdo en que sea la UCI la única que decide qué corredor es bueno o cuál no. No deberían tener el poder único de decidir sobre la vida y la carrera de nadie. […] Además de la UCI nadie tiene la oportunidad de recibir o dar alguna opinión”.


[…] “La solución es crear una organización independiente […] El problema es cómo llegar a un acuerdo. Debemos convertirnos en uno para mejorar. Hay mucho dinero envuelto. Cada año se necesitan dar nombres para justificar tanto gasto. Nuestros nombres se publican en los periódicos como criminales y no tenemos la oportunidad de defendernos”.

Tras hacer un repaso a casos como el de Rebellin y Pellizzoti y muy en consonancia a la polémica despertada estos días por los valores anormales, casi inapreciables por Clembuterol, de Alberto Contador, finaliza: “otro problema del ciclismo es que no sabemos cómo cuidar nuestra propia imagen. Por ejemplo, podemos tener un resultado positivo de inmediato, o a través de una filtración o se dan a conocer cuando el corredor está haciendo el Tour, y el positivo se produjo en mayo. Los laboratorios deben tener normas muy estrictas y que no sean capaces de vender la información. Necesitamos un circuito cerrado entre los laboratorios, UCI y la AMA. No estoy diciendo que no deben dar nombres, pero sólo hay que mencionar una vez que el contraanálisis se ha hecho y el proceso de sanciones se ha iniciado”.

 

 

http://www.newcyclingpathway.com

 

4 comentarios

Archivado bajo Alberto Contador, ciclismo, controles, UCI

Alberto Contador: “No puedo tolerar que haya sanción”

“Con la verdad por delante se puede hablar alto y claro”. Así de rotundo se ha mostrado Alberto Contador en la rueda de prensa que ha ofrecido esta mañana en Madrid al hacerse público que la UCI le ha apartado provisionalmente tras haber encontrado restos de clembuterol en su análisis de orina realizado el día de descanso del Tour, el 21 de julio, atribuído a una contaminación alimentaria.

Notificado el 24 de agosto por la Unión Ciclista Internacional, afirma “la propia UCI me confirmó que se trataba sin duda de una contaminación alimentaria, por lo que confío en ella y en la AMA para  que esto se resuelva cuanto antes”. Con seguridad aunque visiblemente afectado Contador explicaba la situación sin más ayuda ni guión, ya que éste, asegura, que es la verdad. La historia es como sigue. Días antes de la visita de José Luis López Cerrón, actual director de la Vuelta de Castilla y León al Tour, éste consultó al equipo si necesitaba algo de España. Ante la mala suerte con la comida de los hoteles, el cocinero de Astaná le pide que compre algo de carne, la cual la adquirió en una tienda de Irún, ya de camino hacia Francia. Su llegada, el dia 20 de julio, se retrasa algo más de lo previsto por lo que Vinokurov, Hernández y otros dos compañeros deciden cenar, mientras que Contador, Tiralongo, Navarro y otros, esperan. Debido a lo tarde de su llegada, la cocina del hotel se encuentra cerrada y se debe cocinar en el autobús.

Continúa con tensa calma. A la mañana siguiente, día de descanso en el que no se suele comer carne por no coger grasa innecesaria y molesta, Alberto Contador y algún compañero más, deciden comer carne como gesto de agradecimiento a Cerrón. El ciclista español, líder de la carrera en ese momento, tuvo su control de sangre por la mañana, y por la tarde el de orina. En ese último fue en el que salió registrada una millonésima parte de esa sustancia, en concreto 0000 000 000 05 gramos por ml, que al día siguiente disminuyó en gran medida y el posterior era apenas inexistente.

El corredor de Pinto aclara, preguntado por los periodistas sobre si le preocupa la comparación con casos similares en los que otros corredores fueron sancionados por el uso de clembuterol, aclara que “este es un caso incomparable a otro con la misma sustancia ya que la cantidad es mínima y sólo se puede ingerir a base de una intoxicación”. Basa su inocencia además, en la cantidad de controles a los que estuvo sometido durante la carrera, sobre todo una vez de líder, en los que los pasó todos los días. Además recordó “siempre he sido partidario de los controles. Pienso que es bueno para el ciclismo y también para mí, de esta manera corremos todos en igualdad de condiciones”. Por ello se mostraba decepcionado con los actuales métodos antidopaje de la UCI.Es incomprensible que esto pueda pasar. No entiendo que con el método tan avanzado que existe para realizar los controles, con la existencia de cuatro laboratorios tan especializados, exista una norma como ésta que quede obsoleta ante esta situación”. Añade que sus controles fueron realizados por uno de estos cuatro laboratorios especializados en extraer hasta las mínimas cantidades de sustancias sospechosas, el de Colonia. Continúa: “cuando ves un caso así de algún corredor en el que defiende su inocencia, siempre te queda la duda de si será cierto o no, si creer a la UCI, a ellos…Pero con lo que me está pasando comienzo a dudar mucho del sistema. No lo ves hasta que lo vives”.


Vuelve a coger bravura e incita a los periodistas a preguntar todo cuanto quieran. “Puedo responder ante todo, la versión no va a cambiar porque la verdad está ahí”. Pero al preguntar por su estado personal, se emociona: “Llevo un mes y medio muy mal y muy afectado. He tenido una vida en la que me han pasado muchas cosas. La enfermedad que pasé…Tengo la vida solucionada, no me hace falta seguir dando más pedales, pero no puedo permitir que  una cosa cosa así acabe conmigo y me obligue, injustamente, a dejar la vida que me gusta”.

A la rueda de prensa han asistido más periodistas que los que pueden llegar a cubrir alguna de sus victorias en el Giro, Tour y Vuelta, para seguro darle más espacio en sus medios que el que le concedieron entonces. La prensa extranjera es la que más insistente se muestra y hay quien se atreve incluso a sacar el nombre de la Operación Puerto. El dedo inevitable en la llaga acerca de si se encuentra temeroso por su resultado del Tour, por su fichaje con el Saxo Bank, por si se retrasa demasiado la resolución y esto le obliga a mantenerse alejado más tiempo del que espera de la competición…Pero él rescata la poca esperanza que cabe tener aún ante situaciones así y declara “confío en que se va a solucionar. Lo contrario sería impensable. Confío en la UCI y la AMA. Que mi nombre quede limpio o no después de esto, es más difícil de saber, pero los que realmente me preocupan en este sentido es la gente que me quiere y está a mi lado”.

Su familia y amigos, esos que no fallan tanto si se trata de una victoria como de una derrota se encuentran en la sala, emocionados y lógicamente afectados. Desde el fondo de la sala llegan los “ánimo Alberto, eres el mejor” y a mi derecha se empañan los ojos de su novia Macarena, su madre y hermana. Hoy es un día difícil para todos, con además el bombazo del posible positivo de Ezequiel Mosquera y David García del Xacobeo Galicia en la Vuelta a España. Noticia que venía esputada por un medio de comunicación, dándola a conocer antes incluso que la conocieran los propios corredores, sus familias, de que fuese confirmada por la UCI y conocida por la Federación Española de Ciclismo. Vergüenza ajena por un periodismo totalmente desinteresado por la persona que afecta sus informaciones y exclusivas y sin ninguna empatía y rigor, que antes prefiere dar un titular sobre una falta sin revelar fuentes y más contenido por el que se culpa.

5 comentarios

Archivado bajo Alberto Contador, ciclismo, controles