Archivo de la categoría: Carreras

Un oficio casi extinto

Se habla mucho en estos días de las grandes citas de los líderes del ciclismo para la temporada 2018. Antes de que saltase la alarma por el control analítico adverso de Chris Froome en la pasada Vuelta a España y que nos tiene a todos en vilo, el británico había confirmado su partipación en el Giro de Italia previo paso al Tour de Francia. Lo mismo que probó Nairo Quintana en 2017 con más pena que gloria. Unas semanas más tarde, el equipo Movistar anunciaba que irá con todo su arsenal al Tour de Francia. Esto es: Quintana, Valverde y Landa. No se puede hablar de tres líderes, pues el equipo señala a Nairo Quintana como el único, ni tampoco hacer mención a Alejandro Valverde o a Mikel Landa como gregarios o gregarios estrellas, por méritos propios. Yo los denominaré jokers, y es que en los tiempos que corren cada vez más equipos aspirantes a la victoria en el Tour están probando una nueva fórmula.

TDF_line_up_2017_xiro9s.jpg

Estos días publica el portal Cycling News que Geraint Thomas ha pedido al equipo contar con libertad para el próximo Tour de Francia. “En el Tour puede pasar de todo y ya hemos visto cómo Landa se comprometió con Froome en el pasado Tour y logró terminar cuarto. No podemos dar por hecho que Froome estará igual de fuerte y ganará de nuevo. […] Froome será el líder y yo iré a lograr el mejor puesto posible. Sobre todo durante la primera semana que habrá viento y pavé. Si me mantengo delante quizás pueda salir con una pequeña ventaja de tiempo después de las primeras nueve etapas de carrera”.

Si hacemos caso a esto y a que el discurso de Mikel Landa suena parecido, la jugada está echada. Será una oportunidad perdida si tanto gallo no se aprovecha para una buena estrategia de equipo. En cualquier caso es una pena que no vayamos a disfrutar de Alejandro Valverde en el Giro de Italia o centrado en la Vuelta de cara a la general y a preparar con garantías el Mundial. Valverde es un bien tan preciado y el Tour una victoria tan codiciada, que más vale su presencia en la ronda francesa que un podio o victoria en el Giro o Vuelta. Lo mismo ocurre con Landa. El Tour siempre será el Tour.

bettiniphoto_0306524_1_originali-e1513446954454

La pauta viene de nuevo marcada por el equipo Sky. En los últimos años su supremacía en el Tour de Francia ha provocado que el resto de los equipos aspirantes a la victoria en París se presenten en la carrera con todas sus bazas. Equipos que dejan vacantes las plazas de líder para el Giro y la Vuelta, para centrar todos los esfuerzos en el Tour. Gregarios que quedan fuera del “nueve” para el Tour para dejar su plaza y su labor a un líder oculto tras el papel de “gregario”. Sky ha revolucionado el tradicional concepto de equipo formado por un líder + ocho gregarios, para presentarse con una escuadra en la que prácticamente la mitad de sus corredores podría liderar otro equipo aspirante a la victoria. Su equipo para el Tour de Francia de 2017 lo completaba Geraint Thomas, ganador de la París-Niza en 2016, que lució el maillot amarillo durante las cuatro primeras etapas y terminó abandonando la carrera con fractura de clavícula; Michal Kwiatkowski, el ex campeón del mundo (¡ex campeón del mundo!) y ganador de la Milan-Sanremo y Strade Bianche en 2017; Mikel Landa, que quedó a un segundo del podio, Mikel Nieve que fue decimocuarto y Sergio Henao, ganador de la París-Niza en 2017. Completaban el equipo Vasil Kiryienka, ex campeón del mundo de contrarreloj, Luke Rowe y Christian Knees. Todos reconvertidos en gregarios.

En el pasado Criterium de Shangai hablaba de esto mismo con Rigoberto Urán, segundo en el pasado Tour de Francia y que ha militado en los equipos Caisse d´Epargne, Sky y Quickstep. “Ya no existen los grandes gregarios que conocí en mi época en Caisse d´Epargne. Ahora todos los equipos quieren corredores polivalentes que trabajen pero que también consigan resultados y lo que pasa es que a la hora de renovar sus contratos les resulta más difícil justificar su trabajo de gregario si no han conseguido además ese buen resultado”.

Se echa en falta la figura del gran gregario, que parece en extinción.  Recuerdo la época de Caisse d´Epargne con Txente García Acosta y  Pablo Lastras, ambos reconvertidos en directores de equipo en Movistar; Xabier Zandio, Luis Pasamontes, Fran Pérez, Joan Horrach, Iván Gutiérrez…¡Qué generación aquella! Fue escuela también para Joaquím Rodríguez, Rigoberto Urán, Vasil Kiryienka, David López, Dani Moreno y el recientemente retirado Alberto Losada, entre otros. Sin olvidar al equipo Euskaltel Euskadi.

316962_10150345653763473_961209729_n

Pablo Lastras era el referente dentro del pelotón internacional y la prueba del valor del oficio de gregario. Si gritaba “service” desde la cola del grupo, el pelotón se abría  en dos para darle paso cargado con bidones o chubasqueros para repartir entre su equipo. El respeto no se regala dentro del pelotón, pero en él confluía el conocimiento, el compañerismo y el respeto por el rival. Un gregario se tiene que ocupar de todo”, resume. “De la dirección del viento, del tiempo que va a hacer, de cómo le gusta el avituallamiento al líder, los bidones…saber dónde le gusta ir colocado, qué ropa le gusta llevar en una etapa de montaña, conocer la estrategia, el terreno…así el líder sólo debe preocuparse de ir concentrado”, me contaba. 

También me sorprendió mucho hablar con Igor Antón cuando fichó por el equipo Movistar en 2014. De su paso de líder a gregario contaba: “Aún estoy un poco verde en esta nueva faceta de gregario. Me fijo mucho en corredores con veteranía como Iván Gutiérrez y Pablo Lastras. No es fácil estar sólido las tres semanas, debes aprender a repartir los esfuerzos, a saber quién tira en el equipo en cada momento y guardar fuerzas para cuando llegue tu momento…

IMG_6831B

El ciclismo de galácticos se impone. Me quedo con una reflexión de Pablo Lastras. ”¿Por qué crees que somos -el equipo Movistar- cantera del equipo Sky? Porque se necesita escuela”. ¿Y qué haremos cuando ya no queden maestros?


Hacía un tiempo que no escribía por aquí…¡os invito a dejar vuestros comentarios!

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Carreras, ciclismo, gregario, Uncategorized

Celebrando ‘a mi manera’

[Artículo publicado el 5 de julio de 2012 en Festina. This is our sport. Enlace original: http://blog.festina.com/2012/07/celebrando-a-mi-manera%C2%B4/]

El libro de ruta mostraba en la página de la quinta etapa al recientemente retirado Robbie Mcewen alzando los brazos en la meta de Saint Quentin durante la cuarta etapa del Tour de Francia 2006. Dos días más tarde haría triplete en Vitré y entraría en meta emulando a Jim Carrey en “Dos tontos muy tontos” cuando, agitando sus brazos, fingía estar corriendo dentro del coche; “parece como si fuese a una velocidad increíble, Harry”, decía el personaje. Era una apuesta que había hecho con Levi Leipheimer en marzo de aquel mismo año, durante la Tirreno Adriático. “Levi me pidió que celebrase de alguna manera, pero especial, como en la película. Estará contento. Ahora me debe una”. Seis años más tarde, el segundo “running man” entraba en la meta de Boulogne-sur-Mer. Esta vez fruto de una promesa con sus compañeros de equipo, Peter Sagan celebraba su victoria recordando a Forrest Gump.

Los originales modos de vivir la victoria tienen amantes y detractores. La celebración en meta con arrogancia y mala educación se paga. Aunque no existe un libro de estilo sobre cómo celebrar una victoria ciclista, sí existe una norma protocolaria básica, que se vea el nombre del patrocinador.  Hay quien además decide tener un guiño con la marca que les apoya, señalando su maillot o incluso besándolo. “Yo quiero ganar una etapa en línea para hacer el gesto de atender el teléfono”, decía en tono distendido Xavi Tondo tras su victoria en la contrarreloj en San Luis. “¡Que eso ya lo ha hecho Cavendish!”, contestaba uno de sus compañeros de la escuadra teléfonica. Mark Cavendish ha sido uno de los habituales en dar color a sus celebraciones aburrido del clásico alzamiento de los brazos, a pesar de que en los últimos años se muestre más comedido. Desde el corte de mangas en el Tour de Romandía, a romper en llanto en el Tour de Francia hasta hacer el caballito en La Vuelta a España. Impulsivo como es, sus celebraciones son un estallido de emociones.

La originalidad y el talento tienen un riesgo. Puede ocurrir como con El Pistolero, Alberto Contador, cuyo famoso y repetido gesto de disparar al aire puede ser el más ansiado del año por los seguidores tras los meses de letargo pero puede por terminar de cansar al madrileño ante su más que previsible lluvia de victorias que está por llegar. También puede ocurrir que a riesgo de querer ser original en cada victoria el público demande más y se acaben las ideas. Ya se espera una tercera victoria de Peter Sagan en el Tour y otro nuevo festejo que supere al anterior.

Escudados bajo el mérito otorgado por entrar el primero en meta, emulan a Frank Sinatra en su “I did what I had to do…I did it my way” y su imagen pasa a ocupar un lugar preferente en el álbum de la historia del ciclismo. En la retina permanecerá la entrada en meta de Carlos Sastre en el Tour de Francia en 2003 con chupete en boca en dedicatoria a su hija; la de Juan Antonio Flecha en la misma edición del Tour haciendo honor a su nombre, preparando el arco con los brazos para lanzar la flecha; la dedicatoria en el Giro de Lombardía de 2006 de Paolo Bettini alzando los brazos y la cabeza al cielo dedicándole en un mar de lágrimas la victoria a su hermano recientemente fallecido o el disparo en la meta de los Mundiales de Stuttgart dedicado a los que lanzaron una campaña de desprestigio contra él…

Hoy en Saint Quentin ha ganado André Greipel por segundo día consecutivo, imponiéndose sobre Goss y Haedo. Y discreto  como son sus celebraciones, con los brazos en cruz, y un toque de humildad respondía con paciencia a la siempre presente pregunta sobre Mark Cavendish que hoy quedaba quinto, “no sé por qué siempre me preguntáis por Cavendish si ya he demostrado que puedo batirle”.

Deja un comentario

Archivado bajo Alberto Contador, Carreras, ciclismo, Mark Cavendish, Peter Sagan, Robbie McEwen, Tour de Francia, Uncategorized, Xavi Tondo

¿El show debe continuar?

– “Del Tour no se retira uno nunca”

– “¿Pero no dices que estabas agonizando?”

– “Ya, pero por eso no te puedes retirar”

Wouter Weylandt twiteaba ilusionado en la presentación del Giro de Italia el pasado viernes en el que anunciaba el inicio de 3496 km de travesía por las carreteras italianas. No ha podido completar ni  siquiera los primeros 500. En la misma etapa que el año pasado celebraba su victoria, la etapa 3, hoy ha perdido la vida. La rabia te recuerda sus jóvenes 26 años, su muerte trágica y carente de sentido, y el  muro en el descenso del Passo del Bocco, aquel que se ha llevado su vida sin aviso y sin despedidas, para dejar la compañía del pelotón en su descenso y realizar en solitario el ascenso hacia otro mundo.

Su muerte ha sido un desgraciado suceso que no entro a  atribuir a la seguridad de la carrera o no. Pablo Lastras, del conjunto Movistar , que esta tarde entró tercero en una meta silenciosa y ya vestida de luto en Rapallo declaraba:  “Es una pena y es hora de que hagamos algo por dignificar esta profesión. Es algo que se veía venir y esta mañana lo había hablado con varios periodistas. Hoy había muchas curvas peligrosas y ni siquiera había una mínima señalización o un bandera amarilla indicándolas. No sé dónde ha sido la caída y si ha tenido algo que ver, pero hoy cualquier elemento de seguridad brillaba por su ausencia”.  Me viene al pensamiento el desamparo en el que siento viven los ciclistas.  El diálogo que abre esta entrada es fruto de una conversación con un compañero de pelotón de Lastras y Weylandt unos días antes que no hacía más que reafirmarme en mi empatía hacia ellos. Y no paraba de pensar: ¿quién pudiendo dejar de agonizar decide seguir haciéndolo? ¿qué fortaleza y qué mente se necesita para ello?.

Los `gobernantes´de este deporte, en el que incluyo a las organizaciones de las carreras, no se dan cuenta de la inmensa deuda que tienen con los ciclistas. Una especie hecha a sí misma a base de una vida entregada a los entrenamientos, a saber ganar, a saber perder y  al sufrimiento, sobre todo al sufrimiento pero por su pasión sobre la bicicleta. Agonizan y se duelen de arriba a abajo pero siguen enfrentándose a la carretera con el único chasis que es su propio cuerpo. Humildes sufridores, jamás se quejan.  Y leo a Angelo Zomegnan, director del Giro de Italia, en la revista Pro Cycling: “Nos gusta hacer las cosas que nadie más tiene el valor de hacer”. Me he perdido, ¿ del valor de quién están hablando? Y es que la fortaleza con la que cuentan los ciclistas resulta que les hace vulnerables ante los que buscan de ellos hacer espectáculo, ante los que les quitan la comunicación con sus directores, ante los que les demandan que en 21 días disputen más de diez etapas de montaña, que superen los 200 km en más de trece de ellas y que los más de 200 ciclistas embutidos en carreteras estrechas superen todos los obstáculos, bajadas y emboscadas sin caerse y sin perder la vida en ello. Por supuesto, si cometen algún error serán enviados al ostracismo y vapuleados por la opinión pública. El trato parece un poco caro, casi un pacto con el diablo, pero lo firman, ¿por qué? por su pasión por la bicicleta.

No es mi intención sumar drama al que ya existe en torno a la muerte del corredor belga del conjunto Leopard, ni compartir imágenes ni aspectos de su vida que enfaticen la triste pérdida. Pero no quiero dejar de mostrar mi respeto por él y trasladar mis condolencias a su familia, amigos y compañeros. Y retomo las palabras de Lastras, es hora de dignifcar la profesión, pero dejemos de exigir a los ciclistas que sean ellos quien peleen por sus derechos. Su participación es importante pero no son ellos a quien les corresponder hacer de abogados de sus propios derechos. Demandemos a los que se supone se dedican a cuidar de este deporte más responsabilidad y cariño hacia él, cualidades que se suponen inherentes a ellos y sobre todo cuidemos el espectáculo no a costa de la seguridad de los ciclistas.

Wouter Weylandt, descanse en paz.

“Lucha, pues por mas que tengas
en la brega que sufrir,
cuando todo este peor,
mas debemos insistir”.

Rudyard Kipling

21 comentarios

Archivado bajo Carreras, ciclismo, cycling, Leopard True Race, Pablo Lastras, wouter weylandt

El naranja Rabobank se pone de moda

 

Mientras el sol y la lluvia disfrutaban a costa de nuestra esperanza, ha dado comienzo la primera etapa de La Vuelta a Murcia. Cierta tregua nos otorgaba la tormenta de la madrugada de ayer. No así, el frío, que ha sido menos negociador, ha estado presente durante toda la jornada. Cartel de lujo encabezado por Alberto Contador, que hasta el Giro de Italia prefiere correr en casa. Tal y como está el ambiente, no es de extrañar que la prensa extranjera le imponga cuanto menos respeto. Arropado por la nube de espectadores y de prensa, se muestra cada vez más tranquilo y relajado y poco a poco va dejando de acaparar toda la atención informativa, aunque el peso de la incertidumbre y cierta presión por lograr prontos resultados siguen latentes. La procesión va por dentro.

La meta en Alhama de Murcia se ha teñido de naranja con la undécima victoria del equipo holandés Rabobank de la mano del joven australiano Michael Matthews, con la que subraya el dominio del equipo en este inicio de temporada. El español, Carlos Barredo, recién llegado al equipo, ha tenido que ver todos estos éxitos desde la barrera. Hoy ha sido su debut en 2011 y su estreno con Rabobank y ya le ha tocado organizar la carrera de cara a la consecución de la victoria. “Organizar en carrera se me da bien, aunque me daba cierto reparo teniendo en cuenta que acabo de llegar al equipo”.  No podía estrenarse mejor. Nos vemos un par de horas después de la carrera en el hall del hotel. “Qué dolor de piernas, no puedo estar sentado en esta silla”, se quejaba, aunque después añadía “me he visto muy bien, mejor de lo que pensaba. Aunque aún hay margen de mejora”. Se le ve contento de nuevo compitiendo, una vez superada la sanción impuesta por la Unión Ciclista Internacional que le ha mantenido alejado de la competición durante los meses de enero y febrero, con motivo de la trifulca mantenida con Rui Costa tras el final de etapa en el Tour de Francia. Y es que a la que creía que iba a ser su única amonestación pagando una ridícula cantidad a la organización de la carrera francesa, se ha unido otra bastante cuantiosa de la Comisión de Disciplina de la UCI así como el duro pago de permanecer sin licencia a inicio de temporada. La selección de las fechas es el criterio en el que se pierde incluso el propio Barredo: “No sé, si hubiesen querido podría haber sido junio y julio“. Y es que  Johan Bruyneel, otro de los “indisciplinados” y que coincidió con el corredor asturiano el mismo día en la sede en Suiza, está sancionado febrero y marzo, por haber utilizado maillots negros en la última etapa del Tour de Francia como campaña de concienciación en la lucha contra el cáncer. En París Niza, Tirreno Adriático y Milán San Remo, plena hora punta del pelotón internacional, no podrá dirigir a Radioshack desde el coche.

A Carlos Barredo esto le ha valido para cargarse de ganas y motivarse aún más con las victorias de su nuevo equipo. Hay mucha intención de rematar el trabajo que no pudo terminar en 2010 aunque cerró un buen año con la victoria en la Vuelta a España en su tierra, en Lagos de Covadonga. Un ansioso “naranjito” que pone el ojo en el Tríptico de las Árdenas y espera también la bala. Equipo que le ayude no le va a faltar.

 

Foto1: David Saiz Bustamante

2 comentarios

Archivado bajo Carlos Barredo, Carreras, ciclismo, Rabobank

Sobre mitología, leyendas y otros cuentos

 

La desacreditación pública de una persona provoca su pérdida de identidad, su falta de reconocimiento, el peor mal que se puede provocar. En la mitología griega, la diosa de la caza y los bosques, Artemis, se sirvió de su conocimiento para sentar precedente sobre el humano Acteón, cazador formado bajo la tutela de Centurión, que fue castigado por la diosa al convertirlo en ciervo y morir bajo los colmillos de sus propios perros. El mito de Artemis se extrapola siglos después también en el ciclismo, donde los principales robos de identidad se producen a consecuencia de filtraciones, difamaciones, opiniones de unos, de otros, culpabilidad no probada, opinión pública no formada para dichos procesos, etcétera, etcétera. Es lo curioso del mito y también de esta realidad. Artemis no opta por dar muerte a Acteón, prefiere robarle su apariencia. El ciclismo es algo similar. Nada es sencillo y poco se debate entre inocente y culpable.

El personaje de Kafka, Joseph K., en el Proceso, una mañana cualquiera se despierta detenido en su propio domicilio sin saber de qué se le culpaba, sin más explicaciones se adentra en un laberíntico y agonístico procesamiento, que bien recuerda al enrrevesado proceso que está viviendo estos días Alberto Contador. A los conceptos judiciales, que ya alguno se nos escapa, salvo la gente que más atención está prestando en todo este proceso, creo que para la opinión pública está siendo cada día más y más confuso. Uno no sabe si alegrarse por la absolución de la Federación Española de Ciclismo, después de haberle sancionado con un año unas semanas antes. Miro de reojo hacia atrás porque creo que se nos vienen encima los perros de Acteón. Esto no ha hecho más que empezar. Y encima nos ganamos a toda la prensa extranjera en contra y parece que Heminway se equivocó, es España una Fiesta, no París. Mientras tanto se siguen destapando operaciones antidopaje y yo cierro los ojos y me encojo como cuando esperas que suene el trueno anunciado por el relámpago.

Curioso es el papel que adopta la indignada UCI con la “festiva” España y lo poco que se pronuncia sobre otro dios cada vez menos mitificado como es Lance Armstrong. Sin ser partidaria de humanizar a nuestros dioses al menos cuando han corrido ríos de tinta tantos años después, no deja de sorprenderme que tras el reportaje de Sports Illustrated publicado el mes pasado, sobre el campeón estadounidense que recoge las acusaciones e investigaciones que caen sobre él por dopaje, blanqueo de dinero y fraude, no se hayan apenas pronunciado. Se trata de un detallado informe que los periodistas estadounidenses han desarrollado durante un año y en el que también se hacen eco de la relación de Armstrong con el experto anti-doping Donald Catlin y el médico italiano Michele Ferrari, y recoge acusaciones de compañeros de equipo y gente cercana al astro. Pero todo ello merece mención a parte en un nuevo capítulo.

Y volviendo al mito, si Acteón se convierte en la UCI, ésta debería ser el cazador cazado, el  sujeto que se convierte en ciervo y es comido por sus propios perros. En una posición más negociadora y conciliadora, esto es una intención de muchos pero acuerdo de pocos. El ya más que conocido problema del ciclismo. El primer paso ya se vivió en la Challenge de Mallorca aunque no fuese el`bosque´mejor elegido. Una noche de reunión entre los ciclistas que ya ha dado como fruto una petición oficial por parte de la CPA, la asociación internacional de ciclistas a la UCI de que “preste más atención a las necesidades y derechos de los corredores, los cuales deben ser considerados el principal elemento y esencia del ciclismo”. Y es que a nadie le gustaría ser el Acteón del mito de Artemis, ni el Contador de El Proceso ni siquiera la cucaracha de La Metamorfosis, transformada, incomprendida y desterrada tras echarse todo el mundo encima. Conviene mantener los ojos abiertos y las mentes despiertas y objetivas ante lo que se viene encima. La carretera es un buen desestresante para Alberto Contador, aunque la carrera no ha hecho más que empezar.

 

Ilustración El Proceso: Gallardo.

6 comentarios

Archivado bajo Alberto Contador, Carreras, ciclismo, cycling, UCI

Tour de San Luis: Sin prisa, sin pausa y sin pinganillo

Juan Curuchet  pisaba un poco el freno del coche de la organización para estar más cerca del pelotón y así yo podía tomar buenas fotografías. Ya no sabía si las hacía por necesidad informativa o como medida para no caer dormida ante los tranquilos y mortíferos 20 km/h que marcaba el ritmo del pelotón. Así, los escapados Rosendo y Lucero han llegado a alcanzar los 8 minutos de diferencia, algo heroico para estos dos `suicidas´que se han lanzado, con los dientes apretados y sin mirar atrás 130 km en solitario atravesando el viento casi huracanado que azota estos días la provincia de San Luis.

A pesar de la incertidumbre que ha existido hasta esta mañana sobre las consecuencias del reglamento UCI para las carreras de categoría 2.1 en las que está prohibido el uso de auriculares por parte de los corredores -algo que para los equipos profesionales no entra en vigor hasta 2012-  no ha habido manifestaciones de protesta salvo la decisión de Liquigas de no dirigir la carrera ni contar con coche auxiliar. Los corredores se han despedido de los auriculares en el mismo control de firmas bajo la atenta mirada de los comisarios. A pesar de ello, los dos tramos de arena en un momento bastante decisivo de la carrera no han hecho más que desequilibrar la balanza hacia los que lo consideran un artilugio necesario para la seguridad del ciclista. Ayer entre pizza y helado, debatíamos sobre esto Tondo, Lastras y yo. Misma opinión los tres y bastante compartida por la mayoría. Rosendo, actual líder de la montaña, se mostraba preocupado en meta por esto mismo: “es necesario que nos adviertan si corremos algún peligro” y como Tondo, se mostraba a favor de algún sistema intermedio que pueda funcionar y con el que todos estén contentos. Iván Basso en la rueda de prensa previa al inicio se mojaba algo menos “yo ya tengo muchas cosas en la cabeza entre entrenamientos y carrera. Los directores y managers deciden que hay que hacer y yo lo hago”.

De pronto, el último redbull (caliente) que quedaba se termina. No hay tragedia, sólo que los corredores escapados han sido absorbidos señal de que el pelotón empieza a moverse. A falta de 50 km el viento pega de lado y Curuchet desde el coche se lamenta de que no aprovechen el momento para `reventar´con los abanicos  “es una oportunidad que tienen que aprovechar, sobre todo los argentinos”. Después de tantas horas en coche acumuladas del año pasado y lo que va de este, me doy cuenta que Curuchet aplicaba su buen ojo para la táctica combinándolo con un lado `pillo´ (digámoslo así) y espabilado que sorprendía en el momento menos esperado. Y pum, sentenciaba.

Por fin emoción. El viento da latigazos al coche desde la izquierda y el cuenta kilómetros marca los 70km/h que unos valientes guerrilleros están imponiendo en el pelotón. Y aún quedan 20 km hasta meta. El efecto está conseguido y el pelotón queda troceado. El resultado es un podium a la italiana. Al ciclista del conjunto Androni Giocattoli, Roberto Ferrari, no le hizo falta más carrocería que la suya propia para proclamarse vencedor por delante de Maximiliano Richeze y Jacopo Guarnieri. El esfuerzo realizado por Rosendo y Lucero se ha visto recompensado con el maillot de la montaña y de las metas sprint.


Los podios y el público nuevamente no defraudan. El Tour de San Luis es todo un acontecimiento y el aliento del público sobrecogedor. Y es curioso, es una carrera en la que no se escucha ni una sola vez una queja de los corredores o staff técnico de los equipos. Y eso a pesar de que la etapa inicial siempre da lugar a errores e imprevistos sobre todo en países no tan acostumbrados a pruebas como esta de primer nivel. De pronto algún coche que aparece de la nada, o el comisario (el comisario!) se equivoca de dirección y sigue recto en una rotonda, el pelotón va solo durante 4km después de que se produzca la fuga y coches de carrera, policía y cámaras se `escapen´ con ellos (debían olerse lo de los 20km/h)…Nada que no se solucione fácilmente. El aura de optimismo es inquebrantable y la alegría de todos es lo que hace tan especial a esta carrera. Mañana se llega al Mirador de Potrero y la carrera comenzará a definirse. Y hablando de alegría,  el gran favorito para la general es Xavi Tondo.


 

4 comentarios

Archivado bajo Carreras, ciclismo, cycling, ftx.it, Ivan Basso, Pablo Lastras, Roberto Ferrari, Tour de San Luis, Xavi Tondo

Y en Londres me pregunté: ¿Qué dirán las revistas inglesas sobre el ciclismo?

Una de las cosas qué mas me interesaban, si me lo permiten, al llegar a Londres era conocer el tratamiento informativo que los medios de comunicación, principalmente revistas, daban al ciclismo. Una vez hecha con la ciudad me detuve una semana después en el kiosko central de la concurrida estación de Waterloo. La sección Sports ofrecía dos de sus baldas a todo tipo de magazines dedicadas a este deporte. Como estar ante el escaparate de una pastelería con miedo ausente por comprar todo lo que quieres. De allí salí con Cycle Sport, Procycling, Cycling Weekly y para mi sorpresa también dí con el libro Photography 2010, A year with the Pro Peloton, que recordaba que el fotógrafo Tim De Waele anunciaba en su twitter unos días antes.

Las diferencias a simple vista entre las dos revistas reinas, Proclycling y Cycling Magazine son cualitativas. De la primera se extrae un mayor presupuesto en la elección de los materiales e impresión, así como un especial cuidado por el diseño y la fotografía que corre a cargo del mencionado fotógrafo belga, Tim de Waele. La segunda utiliza una calidad media, un diseño adaptado a todo el contenido que expone y para ella fotografían el mítico Graham Watson y Andy Jones.

Superada la página editorial comienzo a leer. Más adelante, cambio de revista. Y vuelvo a cambiar. Por un momento ya no sé cuál he leído antes y cuál después, y es que, no sé si fruto de la casualidad o quizás actualidad, las dos revistas cuentan con más de diez páginas que resultan casi idénticas en contenido. Un juego de las siete diferencias en sus secciones iniciales de Big Photo, análisis del caso Contador y el top ten de los “most creative doping excuses”.

Sin embargo, pronto éstas me parecen tan dispares como el Daily Mirror y The Guardian. Recuerdo claro de lo que debatíamos días antes en clase de inglés acerca de la división de los medio británicos entre “tabloids” y “broadsheets”, es decir, entre los periódicos sensacionalistas y los considerados, más serios. Pues bien, Cycle Sport cuenta con un amplio contenido de noticias, originalidad y sentido del humor, al que le sobra cierta acidez en algún caso, que todo junto es la receta para tener  un periodismo algo más de pasillo y de caña en un bar. No le falta bravura ni valentía. Procycling aporta un periodismo más riguroso, trabajado, reportajes en profundidad y entrevistas con elaboradas sesiones fotográficas que dotan de un aura intimista y transmiten las sensaciones del entrevistado como en ningún caso anterior ví, leí o sentí. Es elegancia, estilo y profesionalidad. Las fotografías en colores cálidos y otra serie de contraluces en blanco y negro de Thor Hushovd no hacen más que acentuar la serenidad del corredor noruego antes y después de convertirse en el nuevo campeón del mundo. Fotogramas en blanco y negro extraídos de una película parecen las imágenes que recogen momentos del doctor de BMC, Max Testa y que subrayan sus declaraciones, titular del artículo “En medicina no hay ni blanco ni negro. Sólo hay mucho gris“. Brillante.

Dos revistas que más allá de competir, se complementan. El último número de Cycle Sport me sorprendió sobremanera con su repaso de la temporada 2010. A dos páginas una ilustración repasa los mejores y peores momentos con los corredores sobre una carretera con salida en el Tour Down Under y llegada en el Giro de Lombardía.

 

El “motor” de Cancellara, la escuadra de liquigas con su cabecilla rosada trabajando en casa, la desafortunada fractura de rueda de Mark Cavendish en el Tour de Suiza, la caída de Frank Schleck en el Tour de Francia, su hermano Andy rascándose la cabeza con un pie en tierra esperando la asistencia,  Alberto Contador representado como una inmesa vaca vestida con el jersey amarillo, Valverde soportando una gran jeringuilla, Mosquera transportando una bolsa sanguínea (no falta el humor negro tampoco), un colorado Igor Antón tirado en el suelo, en una esquina, Schleck y O´Grady rodeados de botellas de alcohol brindan en la barra de un bar…Aquí hay para todos y yo a estas alturas ya necesito una pastilla anti acidez!

 Y este elaborado trabajo de diseño, hiriente en alguno de sus casos más extremos, está acompañado por un reportaje, al que no le falta originalidad y sátira. Por ejemplo, a través de otro gráfico explican la estrategia de Filippo Pozzato por pasos: Persecución de los favoritos – Ponerse a rueda de ellos – Pelear – Perder el momento – Quedar quinto. A Cavendish le dedican unos versos de Rudyard Kipling en resumen a su temporada:

 

“[…] If you can meet with Triumph and Disaster

And treat those two impostors just the same.

Yours is the Earth and everything that´s in it,

And-which is more-you´ll be a man, my son!”

Como anillo al dedo.

A Jens Voigt e Iñigo Cuesta justifican y alaban su continuidad en el pelotón profesional y ponen como ejemplo el de “otras personas que son demasiados mayores para hacer lo que hacen”. Y citan:

Bruce Willis, héroe de acción, 55 años.

Hugh Heffner, playboy, 84 años.

Bart Simpson, 31 (en sus eternos 10).

 Todo un resumen del año basado en dar una de cal y otra de arena. Un poquito de caña y otra de sentido del humor. Y es que la gravedad y el salto del límite profesional y moral (por sensacionalista que sea no deja de tratarse de periodismo, no debemos olvidarlo) se produce en la comparación del Top Ten de los corredores de 2010 donde se detallan las victorias de cada uno. No sólo no aparece Alberto Contador, sino que además el Tour de Francia se lo otorgan a Andy Schleck y el corredor madrileño se ve expuesto a continuas sátiras y descréditos por parte de la redacción de esta revista inglesa. Quizás Cycle Sport disponga de más información para sentenciar como culpable a Alberto Contador por un caso de dopaje y arrebatarle sus victorias antes incluso de que un juzgado lo haga. ¿Rigurosidad y ética para qué os quiero?

Casos como estos a parte, ambas revistas, junto con Cycling Weekly y la accesibilidad al libro de fotografías de 2010 del pelotón, otorgan mayor profesionalidad a este deporte, y aunque como un colega inglés me comentaba el otro día “no te equivoques, que aquí el ciclismo no se sigue casi nada”, tan necesario es serlo como muchas veces aparentarlo, y al menos, en esta segunda parte, en España nos queda mucho por aprender.

7 comentarios

Archivado bajo Alberto Contador, Carreras, ciclismo, controles, cycle, cycling, Ezequiel Mosquera, Fabian Cancellara, Graham Watson, Mark Cavendish, periodismo, sport, Tim de Waele, Vuelta a España