Archivo de la categoría: Tour de San Luis

El ‘Tour’ del pueblo

manualforspeed_tourofsanluis-57

Foto: Manualforspeed

Mientras el auxiliar del equipo Cannondale Garmin atiende a los corredores recién llegados a la meta, un hombre a viva voz pasa con su neverita ofreciendo helados. El público rodea a los corredores peleándose por su “caramañola” o bidón de agua y por conseguir una firma en su bandera argentina. Los niños corren de arriba abajo entre motos, organización, periodistas, comisarios, ciclistas y auxiliares en una meta reconvertida en gymkhana en la que entrevistar a Nairo Quintana se convierte en una cuestión de supervivencia en medio del caos y mientras a una le pasan un bebé de apenas dos semanas por encima de la cabeza para que sea bendecido por el propio colombiano. De fondo la samba y algún que otro fogonazo dan la bienvenida al ganador de la etapa en el podio.

No hay público más feliz que el de San Luis. El suyo no es amor exclusivo por el ciclismo, sino por la celebración y el acontecimiento de tener cerca a deportistas profesionales llegados de Europa. Algunos entendidos buscan a Cavendish y Nairo en cada salida de etapa aunque la gran mayoría venera a todos por igual, mezcla de admiración y desconocimiento. La gente es feliz.

“Es el Tour del pueblo”, me decía mi amigo Juan Curuchet, medallista olímpico en 2008 y actualmente Senador en Mar del Plata. No le falta razón. El Tour de San Luis es todo un acontecimiento en una provincia de la que se dice es un país en si misma. Una provincia estable con economía independiente, un pueblo acaudillado según cuentan los propios argentinos, contentos con un gobierno que tiene un gasto público del 49% y una inversión del 51%. El crecimiento es lento pero constante. Los negocios no quiebran, las mismas personas que nos atienden hoy en el hotel y comercios cercanos son las mismas que lo hacían hace cinco años. Reina la estabilidad en un país en el que precisamente ésta brilla por su ausencia.

El gobernador Claudio Poggi, del Partido Justicialista, es cercano a la gente. Su guardaespaldas personal, chófer y fotógrafo oficial son tres mujeres y con ellas llegó ayer acompañado a la cena que brindó a la prensa internacional. San Luis ha crecido a ritmo de este tour que celebra nueve ediciones. Carreteras, alumbrado, conexión a internet, hoteles…Desde aquella primera vez que cubrí la carrera en 2010 se han construido dos hoteles y ampliado el que nos acoge, todo para dar cabida a la caravana de la carrera ciclista más importante de Latinoamérica. Y aunque el nombre de San Luis llegue a cada rincón del mundo durante estos días, aquí se vive ajeno a su alcance y repercusión, disfrutándolo como si de una fiesta popular se tratase; un regalo para el pueblo.

Un paseo por el blog Manual for speed servirá para ilustrar este artículo a la vez que se disfruta de un punto de vista diferente del ciclismo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Tour de San Luis

Se parte de cero

La primera mañana en San Luis, Argentina, leía en un teletipo de la Agencia EFE que había muerto el poeta argentino Arnaldo Calveyra, nacido en Entre Ríos, no muy lejos del vecino Uruguay, y fallecido en París a los 85 años de edad. “Googleando” por ahí me encontré con la última charla que impartió en el Museo de Arte Lationamericano De Buenos Aires (Malba) en el que compartía: “Hay que empezar siempre de nuevo. Yo creo de cero, practicamente. No hay una alegría que dure, en el caso de un trabajo así, de un trabajo, de cualquier trabajo. Porque siempre hay que ir a otra parte. Hay que vestirse de nuevo para salir de viaje”.

A las 18 horas se presentaba el ciclista colombiano Carlos Alberto Betancur puntual a nuestra cita en el hall del hotel Vista de San Luis. Su plante era distinto al de la última Vuelta a España. Una frescura propia de los que vienen (o vuelven) para comerse el mundo. “Quiero volver a ser yo mismo, volver a mi nivel”, decía liberando una sonrisa que llevaba meses sin aparecer. Atrás queda un año que comenzó de manera excelente con su victoria en Tour du Haut-Var y en la prestigiosa París Niza, confirmando la evolución lógica de los éxitos conseguidos en 2013 (tercero en Flecha Valona, cuarto en Lieja y quinto en el Giro de Italia). “Quería encontrarme con Contador en la Volta a Catalunya”, reconoce de aquellla primera parte de la temporada. Fue precisamente allí donde todo se torció debido a un citalomegavirus que le alejó de la competición refugiándose durante meses en su Colombia natal. Un tiempo en el que la presión de la prensa, los malentendidos con el equipo Ag2R (totalmente solventadas a día de hoy, afirma) y la falta de forma mermó sus ilusiones . El resultado en 2014 fueron 58 días de competición en los que 27 vinieron casi de castigo por parte del equipo. Se presentó en la Vuelta a Burgos antes de la Vuelta a España tras más de cuatro meses sin competir. “Hasta hubo veces que pensé en dejarlo”, afirma a sus 24 años este corredor todo terreno, uno de los pocos capaces  de plantearse ganar clásicas o carreras de una o tres semanas. “¿Sabe mujer  que durante esos meses en casa hubo sólo un par de corredores que se preocuparon por cómo estaba? Uno de ellos fue Alejandro Valverde. Me gusta mucho, mucho, mucho, mucho, pero no sólo como corredor sino por la gran persona que es“.

Durante más de una hora habla de manera abierta de lo que queda atrás, de lo que está por venir, de errores, de lecciones, de capacidades y de anhelos. “Quiero hacer las cosas bien, por mí el primero, no por demostrar nada a los demás”. Su entusiasmo contagia. Una charla reveladora que despierta las ganas  verle competir esta temporada 2015.

El viento puntano revuelve los árboles a nuestras espaldas a la vez que nos refresca. Vienen aires nuevos. Y el desparecido Calveyra, al que apenas conocía esta mañana, me ayuda a cerrar el día. “A la excelencia hay que ir y golpearle la puerta, es un trabajo de todos los días”.

** La entrevista completa con Carlos Betancur será publicada en la revista Pedalier

5 comentarios

Archivado bajo Carlos Betancur, ciclismo, cycling, Tour de San Luis

Por los que vivieron un sueño efímero

19053_271400728472_1543406_n

No me hizo falta revisar un viejo álbum de fotos para acordarme de todos ellos. A veces las exigencias del día a día dan un respiro para echar la vista atrás. Mis mejores recuerdos siempre me trasladan a la temporada 2010. En enero de aquel año, en el aeropuerto de Buenos Aires, me encontraba rodeada de los ciclistas del equipo Footon Servetto que iban a participar en el Tour de San Luis y a los que aún no conocía. Era mi tercera temporada en el mundillo ciclista, pero aún así era practicamente una recién llegada. Los días anteriores al viaje googleé a todos los que aún no había tenido oportunidad de conocer en las anteriores Vuelta a España en las que había trabajado. Me senté junto a Enrique Mata en el avión rumbo a Buenos Aires y en la cola del control de pasaportes pude poner cara al resto. Celis, David Gutiérrez Gutiérrez, Cheula, Valls y más tarde conocería a Rosendo, Ramírez Abeja, Gómez Marchante, Vázquez Hueso y Javi Moreno del equipo Andalucía CajaSur y Pacheco, De Segovia, García Rena y otros tantos ciclistas del equipo Xacobeo Galicia. Pocas veces he visto disfrutar tanto como lo hacían aquellos ciclistas. A pesar de que sus ambiciones  podían estar limitadas por los equipos y corredores más fuertes, vivían con auténtica devoción  y sobre todo ilusión el ciclismo. Siempre bromeando y sonriendo, a pesar del dolor de piernas o de las caídas.

Reviso con melancolía las fotos de aquella carrera que ganó Vincenzo Nibali y observo no sin cierta lástima que el 80% de aquellos corredores ya no se encuentra en el pelotón. Y eran todos tan jóvenes…Recuerdo aquellos meses de octubre y de noviembre en los que sentías su miedo por no encontrar equipo y la impotencia de sus compañeros y amigos del sector por no poder encontrarles un sitio. La desaparición de equipos, hasta la más reciente del Euskaltel, ha sido la peor criba para los sueños de muchos. La dureza del ciclismo va más allá del sufrimiento en la carrera o el sacrificio diario, y es que sólo unos pocos tienen el privilegio de decidir por ellos mismos cuándo retirarse.

Me pregunto qué habrá sido de muchos de ellos. Más allá de resultados o victorias, queda el recuerdo imborrable de aquellos buenos momentos, esos que en Wikipedia no figuran y que fui afortunada de poder vivir junto a ellos. Aprovecho la ocasión para desearles lo mejor a todos ellos. Estoy segura de que aunque fue corto les mereció la pena vivir aquel sueño.

3 comentarios

Archivado bajo ciclismo, Tour de San Luis

Va por ustedes, afición

Image

Pedalier #53 ya a la venta

El fuerte sol en San Luis, aliviado por el indomable viento característico de la zona, anunciaba el inicio de la competición ciclista. Las fuertes tormentas eléctricas provocadas por las altas temperaturas respetaban el día e inundaban la noche. El Tour argentino volvió a reunir a los ciclistas con mayor renombre del pelotón internacional. Repitió Alberto Contador, Vincenzo Nibali, ganador de la edición de 2010; se estrenaron Peter Sagan, Thor Hushovd, Tejay van Garderen y Mark Cavendish que lucía por vez primera los colores de Omega Pharma Quick Step y conseguía la primera victoria de 2013 para el equipo belga. Al inglés se le veía feliz, relajado y más accesible que nunca en Argentina. “Yo me paro en un sitio, frente al control de firmas, y la gente se va dando el relevo para hacerse una foto conmigo”. Así hasta quince minutos. Brazo por encima y un recuerdo para siempre.

Y es que la esencia del Tour de San Luis se encuentra en su gente. Amable, cariñosa, atenta y cautivadora. Sin ser Argentina un país de gran afición y seguimiento ciclista -no hubo mención alguna de la carrera por parte de los medios nacionales- el Tour de San Luis es el evento del año para los puntanos locales y otros argentinos aficionados. Al hotel Vista, donde se aloja la organización, la mayor parte de los equipos y la prensa, una llega con ansia de encontrarse con los que ya forman parte de su círculo de amigos a pesar del océano que nos separa. Fuera se encuentran Adolfo y Luis Alberto periodistas argentinos que toman su mate caliente a pesar del calor veraniego. Dentro choco con la cándida mirada de los hermanos Curuchet, Juan y Gabriel, uno director deportivo de la prueba, otro presidente de la Unión de Ciclistas de la República Argentina. La cálida bienvenida continúa con Ricardo, el secretario; Federico, el fotógrafo con más chispa de toda la carrera; Carlos, el comisario; Pablo, el fotógrafo aventurero…Vidas dispares que se encuentran gracias al ciclismo una vez al año. Sin duda la historia más cautivadora es la de Sergio. Pequeñito, de piel curtida y morena, de mirada oscura y profunda, de una humildad difícil de encontrar al otro lado del charco, educado y siempre dispuesto, en 2010 se desvivía por ayudar en lo que fuese al equipo local. Recuerdo cómo por aquel entonces nos contó una tarde a mí y a un grupo de corredores, entre los que se encontraba Filippo Pozzato, que había tenido que pedir permiso para estar en la carrera ya que trabajaba en una funeraria cobrando a domicilio los servicios a las familias de los difuntos. Hasta el siempre jaranero Pozzato guardó silencio impresionado por la historia de Sergio, quien seguía contándonos que era un trabajo duro pero era un trabajo al fin y al cabo y sus ojos se llenaban de felicidad al volver a hablar del tour que pasaba por su tierra una vez al año. “¿Nos podremos hacer una foto más tarde, Pippo?”, concluía con la confianza que le había dado nuestra atención.

El Tour de San Luis no sería posible ni tan especial sin su gente. El ciclismo no saldría adelante sin la afición que espera en las cunetas, que se acerca a las metas, que lo sigue por Internet o que adelanta la comida para ver los últimos 50 kilómetros por televisión. Desgraciadamente, la generación ciclista de ahora se encuentra en deuda por lo que se hizo en el pasado. Toca curar la herida de los millones de seguidores que creyeron en lo que años más tarde se ha podido descubrir como una gran mentira. Google devuelve a la realidad tecleando en su buscador “caída de un mito”, y ofreciendo como primer resultado el rostro de Lance Armstrong. Y es normal que los seguidores estén dolidos. Los deportistas son los héroes del siglo XX y XXI, aquel guardián de la polis griega con atributos de filósofo y de guerrero, más próximo a lo divino que a lo humano. El deporte es la “religión de compensación” (Jorge Riezu, Filosofía y sociología, 1997) porque suple la carencia de valores en la sociedad actual. Superación, sacrificio, trabajo, constancia, compromiso, colaboración, respeto, lucha, entrega, exigencia y juego limpio. Tocará trabajar duro para librarnos de la sombra que ha oscurecido este deporte. Es un compromiso de todos. Y aunque muchos hayan perdido la fe por el camino, otorguémosle la confianza que reclama la actual generación del ciclismo profesional para hacer de este un deporte ejemplar y devolverle la dignidad que merece.

Son protagonistas de las páginas de Pedalier #53 Vincenzo Nibali, Thor Hushovd, Joan Horrach, Eloy Teruel, Australia y muchos más. Próxima semana a la venta.

Image

Click aquí para leer el sumario completo del número 53 de Pedalier.

1 comentario

Archivado bajo Alberto Contador, ciclismo, cycling, Eloy Teruel, Gabriel Curuchet, Joan Horrach, Juan Curuchet, Lance Armstrong, Mark Cavendish, Pedalier Pro, Peter Sagan, Thor Hushovd, Tour de San Luis, Tour Down Under, Vincenzo Nibali

Echar la vista atrás es bueno a veces

Hacía meses que tenía abandonado este blog. La falta de tiempo, que se suele decir. No falta razón, aunque siempre hay más. Leo mi última entrada y me doy cuenta que ha habido dos números más de Pedalier Pro publicados. Y es que la vida sigue…Me concedo por primera y única vez la licencia de hablar en primera persona en esta entrada de reencuentro con el blog abandonado. Estos son días de echar la vista atrás y hacer balance del año. ¿Terapia personal? ¿Mirar atrás en el tiempo? Intención de ser justa con lo que  este año me ha dejado.

El Tour de San Luis sirvió nuevamente para empezar el año de la mejor manera posible. La de 2011 será una edición que jamás olvidaré y amarrada a su recuerdo revivo tiempos mejores. Cada año corroboro que el Tour de San Luis es una carrera amuleto para mí. He conocido personas que han formado parte importante de mi vida; grandes amigos, relaciones verdaderas que en el día a día de la temporada ciclista cuesta estrechar. Además a partir de esta carrera me llegó la oportunidad de entrar a formar parte del equipo de Pedalier Pro; aquella revista que compraba en los kioscos y con la que disfrutaba tanto del particular y diferente modo de contar las historias del pelotón mundial. Me sentía muy relacionada con su línea editorial por lo que trabajar formando parte de este equipo comenzó siendo -y a día de hoy continua siéndolo- fácil y absolutamente gratificante. Una de mis primeras historias se llamaba “Reyes de la pista, Príncipes de la carretera”, un artículo que guardo con cariño y con el que aprendí mucho gracias a mi primera experiencia en la pista en los Mundiales de Pista de Apeldoorn. Esos días en la pista holandesa, me volví a juntar con mis compañeros argentinos, con la selección española y con varios nuevos conocidos para mí, compañeros de profesión de medios holandeses, belgas y alemanes y gracias a todos ellos aprendí a moverme y a conocer ese escenario tan diferente al de la carretera y la vez tan emocionante.


Tras la pista dí con otro nuevo terreno para mí: el cicloturismo. Gracias a la confianza previa de Arturo Sintes y posterior apuesta de Xisco Lliteras entré como parte del equipo de Mallorca 312, una prueba cicloturista alrededor de la isla que cada año ve aumentada su participación en respuesta a la calidad de la marcha. Otra nueva experiencia inolvidable, similar a ver los toros desde la barrera; una nueva forma de ver cómo se disfruta del ciclismo y es siendo partícipe de él, viendo a más de cuatrocientas personas subiéndose a la bicicletas decididas a disfrutar de cada pedalada y a enfrentarse a los momentos más agónicos.

La participación en VEO7 comentando el Giro d´Italia primero con Juanma Álamo y posteriormente con Carlos Castaño y José Luis de Santos también se presentó como una nueva y divertida experiencia;  otra vía más de aprendizaje y nueva apuesta personal que no hace más que aumentar mi lista de agradecimientos 2011. Comentamos en directo la victoria de Mikel Nieve en Gardeccia Val di Fassa . Llegó agosto y La Vuelta a España. Un año más FESTINA volvió a confiar en mí para cubrirla para su microsite El Ciclismo Palpita con Festina y para PDL Pro. Fueron veintiún días de muchísimo trabajo, actividad y con momentos muy intensos y difíciles. Si no fuese gracias a la organización y equipo humano de Festina para La Vuelta seguramente todo hubiese sido más difícil. Un año más y otra bonita experiencia vivida.

Tras La Vuelta me estrené en otra carrera, los Mundiales de Ciclismo en Copenhague. Da gusto trabajar en una carrera con una dimensión claramente internacional, con una organización perfecta y estricta y en una ciudad como Copenhague tomada por las bicicletas. Durante días en la sala de prensa se mezclaban las distintas lenguas de procedencia, nos poníamos por fin voz y gestos los que tanto nos habíamos comunicado por twitter y aún no nos conocíamos y me volvía a encontrar con mis compañeros holandeses de los Mundiales de Pista. Siempre es un placer conocer compañeros nuevos de profesión en cada carrera y conocer los medios para los que trabajan a la vez que se practican otros idiomas. Era impresionante observar las riadas de gente desde el repecho final donde Mark Cavendish levantó los brazos.

Por supuesto que ha habido más carreras, más personas y mucho más trabajo. Todos estos momentos no han hecho más que ampliar mi visión del ciclismo. Recuerdo a Chris Hoy, el imbatible campeón británico de la pista, cuyas piernas puede que tripliquen en dimensión las de André Greipel y las comparo con las de un escalador de ciclismo profesional de carretera y me sigue alucinando que sean atletas que practiquen el mismo deporte. ¡Cuántas caras tiene el ciclismo! Sin embargo, cuando toca hablar de pasión esta se convierte en un punto en común sea cual sea su modalidad. Recuerdo cómo vibraba el velódromo de Apeldoorn cuando Theo Bos se lanzó en la vuelta final en la prueba de Madison, o cada vez que Marianne Vos irrumpía en la pista. Recuerdo la emoción palpable de los cicloturistas en Mallorca; sus caras de atención e interés cuando hablábamos con ellos, cuando escuchaban en la conferencia a Óscar Pereiro, Pedro Horrillo y Miquel Alzamora y a sus familias animándoles en las cunetas de la carretera. Recuerdo la emoción de los ciclistas que participaban en la Vuelta a España a su llegada a País Vasco, refiriéndose a ella como la mejor afición del mundo. Veo a los ciclistas ilusionados con la temporada que entra, algunos estrenando equipo, todos recibiendo el material nuevo, otros estrenando calendario…Leo cada día a los seguidores de ciclismo hablando apasionadamente sobre su deporte y entrando en intensos debates en las redes sociales. Veo la pasión que mueve a los profesionales subirse día a día sobre su bicicleta.

 

Feliz 2012

Más sobre esa pasión:

http://www.pedalierweb.es

http://blog.festina.com

@Laura_Meseguer

10 comentarios

Archivado bajo 2011, ciclismo, Cicloturismo, cycling, Mallorca 312, Pedalier Pro, periodismo, Theo Bos, Tour de San Luis, Vuelta a España, wouter weylandt, Xavi Tondo

Tour de San Luis: Sin prisa, sin pausa y sin pinganillo

Juan Curuchet  pisaba un poco el freno del coche de la organización para estar más cerca del pelotón y así yo podía tomar buenas fotografías. Ya no sabía si las hacía por necesidad informativa o como medida para no caer dormida ante los tranquilos y mortíferos 20 km/h que marcaba el ritmo del pelotón. Así, los escapados Rosendo y Lucero han llegado a alcanzar los 8 minutos de diferencia, algo heroico para estos dos `suicidas´que se han lanzado, con los dientes apretados y sin mirar atrás 130 km en solitario atravesando el viento casi huracanado que azota estos días la provincia de San Luis.

A pesar de la incertidumbre que ha existido hasta esta mañana sobre las consecuencias del reglamento UCI para las carreras de categoría 2.1 en las que está prohibido el uso de auriculares por parte de los corredores -algo que para los equipos profesionales no entra en vigor hasta 2012-  no ha habido manifestaciones de protesta salvo la decisión de Liquigas de no dirigir la carrera ni contar con coche auxiliar. Los corredores se han despedido de los auriculares en el mismo control de firmas bajo la atenta mirada de los comisarios. A pesar de ello, los dos tramos de arena en un momento bastante decisivo de la carrera no han hecho más que desequilibrar la balanza hacia los que lo consideran un artilugio necesario para la seguridad del ciclista. Ayer entre pizza y helado, debatíamos sobre esto Tondo, Lastras y yo. Misma opinión los tres y bastante compartida por la mayoría. Rosendo, actual líder de la montaña, se mostraba preocupado en meta por esto mismo: “es necesario que nos adviertan si corremos algún peligro” y como Tondo, se mostraba a favor de algún sistema intermedio que pueda funcionar y con el que todos estén contentos. Iván Basso en la rueda de prensa previa al inicio se mojaba algo menos “yo ya tengo muchas cosas en la cabeza entre entrenamientos y carrera. Los directores y managers deciden que hay que hacer y yo lo hago”.

De pronto, el último redbull (caliente) que quedaba se termina. No hay tragedia, sólo que los corredores escapados han sido absorbidos señal de que el pelotón empieza a moverse. A falta de 50 km el viento pega de lado y Curuchet desde el coche se lamenta de que no aprovechen el momento para `reventar´con los abanicos  “es una oportunidad que tienen que aprovechar, sobre todo los argentinos”. Después de tantas horas en coche acumuladas del año pasado y lo que va de este, me doy cuenta que Curuchet aplicaba su buen ojo para la táctica combinándolo con un lado `pillo´ (digámoslo así) y espabilado que sorprendía en el momento menos esperado. Y pum, sentenciaba.

Por fin emoción. El viento da latigazos al coche desde la izquierda y el cuenta kilómetros marca los 70km/h que unos valientes guerrilleros están imponiendo en el pelotón. Y aún quedan 20 km hasta meta. El efecto está conseguido y el pelotón queda troceado. El resultado es un podium a la italiana. Al ciclista del conjunto Androni Giocattoli, Roberto Ferrari, no le hizo falta más carrocería que la suya propia para proclamarse vencedor por delante de Maximiliano Richeze y Jacopo Guarnieri. El esfuerzo realizado por Rosendo y Lucero se ha visto recompensado con el maillot de la montaña y de las metas sprint.


Los podios y el público nuevamente no defraudan. El Tour de San Luis es todo un acontecimiento y el aliento del público sobrecogedor. Y es curioso, es una carrera en la que no se escucha ni una sola vez una queja de los corredores o staff técnico de los equipos. Y eso a pesar de que la etapa inicial siempre da lugar a errores e imprevistos sobre todo en países no tan acostumbrados a pruebas como esta de primer nivel. De pronto algún coche que aparece de la nada, o el comisario (el comisario!) se equivoca de dirección y sigue recto en una rotonda, el pelotón va solo durante 4km después de que se produzca la fuga y coches de carrera, policía y cámaras se `escapen´ con ellos (debían olerse lo de los 20km/h)…Nada que no se solucione fácilmente. El aura de optimismo es inquebrantable y la alegría de todos es lo que hace tan especial a esta carrera. Mañana se llega al Mirador de Potrero y la carrera comenzará a definirse. Y hablando de alegría,  el gran favorito para la general es Xavi Tondo.


 

4 comentarios

Archivado bajo Carreras, ciclismo, cycling, ftx.it, Ivan Basso, Pablo Lastras, Roberto Ferrari, Tour de San Luis, Xavi Tondo