Archivo de la categoría: UCI

La moda eco del deporte

Por Laura Meseguer

“No es la apariencia, es la esencia.

No es el dinero, es la educación.

No es la ropa, es la clase.”

Coco Chanel

En enero de 2014 la moda de lujo y el deporte se daban la mano en la Semana de la Alta Costura de París. Durante el desfile de Raf Simons para Dior, el director creativo belga rompía moldes e introducía las zapatillas deportivas junto a sus vestidos de Alta Costura. Karl Lagerferld confirmaría la tendencia sobre la misma pasarela para Chanel con la top Cara Delevigne ataviada como la “novia sport”, luciendo unas zapatillas brillantes de deporte. Antes ya habían desfilado maniquíes con codilleras, tobilleras, mochila y zapatillas en todos los colores. Era oficial, la moda deportiva marcaría la tendencia en las próximas temporadas y así, firmas como Gucci, Ferragamo, Versace, Kenzo, Prada o Givenchi introducirían también el “prêt a sport” en sus colecciones.

En la moda está prácticamente todo inventado y cansados de revivals de los 60, 70 y 80, se han elevado a categoría de moda unas prendas que nunca lo han sido sino que eran prendas funcionales. En cierto modo es consecuencia del gusto por la vida sana y el deporte, tan de moda en los últimos años”, afirma la periodista Beatriz Miranda, redactora de “La Otra Crónica” en el diario El Mundo. Las deportivas brillantes de Chanel requieren 30 horas de trabajo artesanal y su precio ronda los 3.000 euros. La firma presentaba además sus veinte accesorios “sporty” entre los que se encuentran una bicicleta con alforjas de Chanel, una tabla de surf, un balón de baloncesto, esquíes, etc., al alcance de los bolsillos más exclusivos. Las previsiones hablaban de un aumento del 20% en las ventas de la colección estival de Chanel gracias a la línea deportiva fundamentalmente por sus zapatillas fetiche.

Sobre tejidos y prendas vintage

Miranda señala que así como la tendencia ha continuado en 2015, al menos en lo que a calzado se refiere, lo verdaderamente relevante de la inclusión del deporte en la moda son los tejidos, a los que las marcas deportivas y el deporte de alta competición dedican el 100% de sus esfuerzos.“Son los tejidos del futuro. Se hacen para resistir condiciones extremas por lo que son de muy buena calidad y resistentes. El neopreno, por ejemplo, es un tejido que se lava muy bien, aísla del calor y del frío y no requiere lavado”. Atendiendo a dicha tendencia, no es de extrañar que la multinacional sueca H&M encargase su colección cápsula de hombre y mujer para otoño-invierno al nortamericano Alexander Wang, conocido por su estilo deportivo y su gusto por la sastrería tradicional. Su línea va desde lo deportivo a lo urbano haciendo uso de materiales como el neopreno, polielastano y otros tejidos tecnológicos y prendas como mallas, pantalones cortos, tops, manguitos y perneras que recuerdan a las prendas compresivas, parkas, bolsas de gimnasia, shorts de boxeo, cinturones, vestidos, faldas y medias.

alexander-wang-x-hm-2014-collection-first-look-01-960x640

Está sucediendo también en sentido contrario”, declara Juan Pablo Molinero, director de marketing del equipo Movistar. “Las marcas deportivas de toda la vida están creando colecciones de corte más urbano porque cada vez es más difusa la línea que separa la moda del deporte”. La inclusión de prendas deportivas en la moda cotidiana es una práctica que viene haciéndose desde hace años como las famosas zapatillas de Puma, inspiradas en la Fórmula 1, el polo de Lacoste, las Converse provenientes del baloncesto, las New Balance del atletismo, las Munich del balonmano, hasta un ejemplo más cercano como son las gafas espejo de Oakley en su modelo Frogskins que comenzó luciendo Joaquím “Purito” Rodríguez en el podio del Giro de Italia que estuvo a punto de ganar en 2012.

En el saber adaptarse radica el éxito de las marcas”, afirma Kiko García, Sports Marketing Manager de Oakley desde el año 2000. “En todos estos años he visto cómo la estrategia de Oakley se ha ido orientando a un deporte determinado. Los primeros años se identificaba con un tipo de deporte más radical como el surf, skate, BMX, etc. siempre adaptándose a las tendencias. La moda es un camino de ida y vuelta. Hay momentos en los que se recuperan cosas que ya se hacían hace años y hay otros en los que te tienes que ir a lo más tecnológico y novedoso”.

En el ciclismo, la épica del deporte unido a la tradición del mismo, ha hecho que las prendas retro hayan sido siempre objeto de deseo. Con la proliferación del ciclismo urbano, este gusto por lo vintage se ha convertido además en tendencia y muchas marcas comerciales han sabido ver el potencial de esta tribu urbana. ”Oakley aprovechó este gusto por lo retro con el 30 aniversario de la primera gafa deportiva de la marca, sacando una línea llamada ‘Heritage’ basada en recuperar los modelos que en su momento utilizó Greg LeMond como icono principal de la marca”.

Otra de las firmas líder en cuanto a diseño y alta calidad es la francesa Le coq sportif, a la que la tendencia vintage y sporty se les presenta como una oportunidad ya que llevan más de dos años apostando por ella en sus colecciones siempre fieles al chic francés. “Le coq sportif se caracteriza por ser una marca retro con una trayectoria histórica que la avala y que cuida hasta el último detalle, ofreciendo productos de alta calidad, seña de la marca desde siempre”, señalan desde su departamento de comunicación. Le coq sportif es el proveedor oficial de los maillots de los líderes en el Tour de Francia y Vuelta a España, así como en la cicloturista l´Etape du Tour. En L`Eroica, una cicloturista vintage que tiene lugar en la Toscana, la marca se reencuentra con su esencia: autenticidad, placer y valor. En su colaboración con la cicloturista, reedita el modelo Mérinos de aquellos primeros maillots de lana diseñados en los 50 para los corredores del Tour de Francia, y cuya estética está tan en boga estos días. El ciclista francés del equipo FDJ es su imagen de campaña.

En el ciclismo de competición es mucho más complicado hacer llegar cualquier tendencia por los intereses comerciales tanto de bicis, como de ropa y accesorios. Todos hemos visto que donde realmente hay potencial para mostrar la tendencia retro es en el ciclismo urbano, concluye Kiko García.

Mamil: Middle-aged men in lycra”

Más allá del ciclismo urbano, otro nicho donde abundan las barbas, las fixies y los hipsters, el gusto por la práctica del ciclismo ha hecho crecer una nueva generación fundamentalmente en Reino Unido, Australia y Estados Unidos, conocida como “Mamil”, acrónimo de Middle-aged men in lycra, (Hombres de mediana edad en lycra). Los “Mamil”, son hombres mayoritariamente entre los 40 y 60 años a los que les gusta montar en bicicleta dos o tres veces por semana, no escatiman en gastos a la hora de invertir en la mejor bicicleta y productos del mercado y en lucir ropa de ciclismo de buena calidad y con estilo. “Pertenecen al club de Strava, portan una Pinarello Dogma y lucen ropa de Rapha”, define el portal económico Bloomberg. Un nicho de mercado que no es nuevo pero al que las marcas han adaptado sus campañas de marketing debido a su crecimiento exponencial durante los últimos años. En Reino Unido comenzó a proliferar tras la victoria del ciclista con más estilo del pelotón Bradley Wiggins en el Tour de Francia, primer ciclista británico en conseguirlo, y tras los Juegos Olímpicos de Londres.

El ciclismo es el nuevo golf”, afirma Molinero. “Hay cada vez más gente con un poder adquisitivo medio-alto a la que le gusta practicar ciclismo. A esta gente no le vale una equipación cualquiera cuyo diseño sólo se basa en su funcionalidad técnica. Si han invertido mucho dinero y tienen un Jaguar en la puerta de casa esperándoles, tampoco quieren perder el estilo sobre la bicicleta”. Y un dato, en Estados Unidos, la práctica del ciclismo ha superado a la del golf como principal actividad de ocio, según un estudio de World Travel Market.

Ante esta creciente demanda de lujo, parece estar llamado el diseñador de moda británico Sir Paul Smith, apasionado del ciclismo, seguramente por su carrera frustrada como ciclista profesional al sufrir una caída mientras entrenaba cuando tenía 17 años. “Lo que perdió el ciclismo, lo ganó la moda”, se solía decir de él, hasta que poco a poco el mundo del ciclismo ha ido reclamando más y más los diseños del modisto. Basta con recordar los maillots del Giro de Italia en 2013 o los tres posters encargados por el gobierno británico para el pasado Tour de Francia que comenzaba en Leeds, para “remarcar la importancia cultural del Tour de Francia y su llegada a Reino Unido”, por nombrar algunos. Paul Smith presentó este año su primera colección de ropa ciclista denominada “531” en la que aúna el estilo urbano con ropa más propia de cicloturistas. Los precios oscilan desde los 125 euros por camiseta a los más de 400 por un chaleco. La campaña la protagoniza el ex ciclista escocés David Millar, un tipo con clase, rebelde, con aires de James Dean, con un pasado de éxito, excesos y dopaje y unos últimos años de clemencia. Aunque no se conocerían hasta años más tarde, Paul Smith, se ofreció a vestirle para el juicio en el que se le acusaba de haber utilizado sustancias dopantes en 2004 y tras el cual sería sancionado durante dos años. En 2012 volvió a vestirle para la presentación de su libro “Pedaleando en la oscuridad”, en el que Millar habla por experiencia propia de la época más oscura del ciclismo profesional y de su caída hasta lo más profundo del infierno.

Bradley 2015

En ciclismo, en estilo y diseño, los británicos son cabeza de lista. Mientras Wiggins se consolida como imagen de marca de la firma Fred Perry firmando en 2015 su octava colección con un toque menos mod y más hipster, la marca ciclista Rapha surgida en 2004, se ha convertido en referente de estilo en todo el mundo. En 2013 se convirtió en diseñador y sponsor de la equipación del equipo Sky, el galáctico del ciclismo profesional, que hasta entonces vestía Adidas. En petit comité, Mark Cavendish, ciclista del Omega Pharma-Quick Step que antes militó en el equipo Sky, se reconoce como puente entre la marca británica y el equipo a finales de 2012. “¡Justo el año que me voy a Omega Pharma – Quick Step!”. El esprinter británico tiene gusto por el buen vestir y es muy meticuloso con la calidad de los tejidos de su equipación. Por ello, no duda a la hora de dar sus opiniones al equipo y tampoco es de extrañar que las Converse que comenzó utilizando acompañando el atuendo de OPQS en hoteles y traslados las terminase solicitando como uso común para todo el equipo.

La tecnificación en la alta competición

De la calle a la alta competición, en este caso concreto, el ciclismo, Juan Pablo Molinero, afirma que el diseño está limitado a la funcionalidad de la prenda. No se trabaja tanto el diseño como en prendas termo inteligentes, que mantengan la temperatura corporal, que sequen rápido, que pesen poco, que permitan evacuar el sudor y con materiales de última generación. En el deporte de élite lo que se necesita es eso. Con el diseño se puede jugar en la ropa que la acompaña: la ropa de hotel, para viajar, la sudadera…”. La firma escocesa Endura, es la proveedora de ropa del equipo ciclista navarro y su marca de la casa es precisamente la inversión en innovación y desarrollo, pilar de la compañía desde su creación en 1992. Para ello, el equipo humano de Endura, desde el departamento de ventas, marketing y directores de producto, son ciclistas y además trabajan codo con codo con ciclistas profesionales, para escuchar sus necesidades y recibir sus valoraciones.

En el pasado Tour de Francia, Le coq sportif personalizó los buzos de contrarreloj para los líderes de la carrera en todas sus clasificaciones, ofreciendo un servicio inédito con materiales altamente técnicos a una selección de potenciales líderes tras el paso de la carrera por los Alpes, a los que les tomarían medidas atendiendo a sus preferencias en cuanto a comodidad, rendimiento y estilo. A esto se sumó la producción de maillots de líder personalizados en función de las condiciones meteorológicas y físicas de cada etapa.

TDF2014_LCS_CONTRELAMONTRE_03_WEB

SS15_TDF-maillot_tetiere

Ante el nicho de mercado que supone el ciclismo, la marca española Taymory establecida en Mataró y líder mundial en triatlón con tan solo tres años de andadura, ha iniciado su incursión en el ciclismo sobre uno de los pilares fuertes de la compañía: la adaptación y desarrollo de prendas personalizadas, ante la profunda tecnificación y la alta demanda del ciclismo profesional y de los practicantes. Su colección va desde lo vintage a otra con colores flúo en el que se puede leer en el dorsal del maillot “Keep distance” (mantén la distancia) para alertar a los conductores.

En una dirección o en otra, moda y deporte se dan la mano para responder a los nuevos hábitos de vida saludables de la sociedad, en la que el Fitness ha evolucionado a un término más global, el Wellness, para promover un bienestar más allá de lo físico a lo psíquico y emocional, buscando el equilibrio y la vida sana y en el que la mujer tiene cada vez mayor presencia. Se abandonó el chándal y la camiseta de Ron Barceló para ir al gimnasio. Ahora la gente quiere ir tan bien vestida practicando deporte que para salir a la calle”, afirma Beatriz Miranda. Gustos, bolsillos y deportes que encuentran en las grandes firmas de lujo, firmas de ropa convencionales y marcas deportivas la respuesta acorde a su demanda.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Alexander Wang, buzo contrarreloj, Chanel, ciclismo, ciclismo urbano, Colette, David Millar, Dior, Endura, Fred Perry, Frogskins, Giro D´Italia, Greg Lemond, Heritage, Joaquím Rodríguez, Kevin Reza, L’Eroica, Le Coq Sportif, Maillot Jaune, Mamil, moda y deporte, Movistar Team, Oakley, Paul Smith, Peter Sagan, Pinarello Dogma, Raf Simons, Rapha, Retro, Strava, Taymory, Tim de Waele, Tour de Francia, UCI

Sobre mitología, leyendas y otros cuentos

 

La desacreditación pública de una persona provoca su pérdida de identidad, su falta de reconocimiento, el peor mal que se puede provocar. En la mitología griega, la diosa de la caza y los bosques, Artemis, se sirvió de su conocimiento para sentar precedente sobre el humano Acteón, cazador formado bajo la tutela de Centurión, que fue castigado por la diosa al convertirlo en ciervo y morir bajo los colmillos de sus propios perros. El mito de Artemis se extrapola siglos después también en el ciclismo, donde los principales robos de identidad se producen a consecuencia de filtraciones, difamaciones, opiniones de unos, de otros, culpabilidad no probada, opinión pública no formada para dichos procesos, etcétera, etcétera. Es lo curioso del mito y también de esta realidad. Artemis no opta por dar muerte a Acteón, prefiere robarle su apariencia. El ciclismo es algo similar. Nada es sencillo y poco se debate entre inocente y culpable.

El personaje de Kafka, Joseph K., en el Proceso, una mañana cualquiera se despierta detenido en su propio domicilio sin saber de qué se le culpaba, sin más explicaciones se adentra en un laberíntico y agonístico procesamiento, que bien recuerda al enrrevesado proceso que está viviendo estos días Alberto Contador. A los conceptos judiciales, que ya alguno se nos escapa, salvo la gente que más atención está prestando en todo este proceso, creo que para la opinión pública está siendo cada día más y más confuso. Uno no sabe si alegrarse por la absolución de la Federación Española de Ciclismo, después de haberle sancionado con un año unas semanas antes. Miro de reojo hacia atrás porque creo que se nos vienen encima los perros de Acteón. Esto no ha hecho más que empezar. Y encima nos ganamos a toda la prensa extranjera en contra y parece que Heminway se equivocó, es España una Fiesta, no París. Mientras tanto se siguen destapando operaciones antidopaje y yo cierro los ojos y me encojo como cuando esperas que suene el trueno anunciado por el relámpago.

Curioso es el papel que adopta la indignada UCI con la “festiva” España y lo poco que se pronuncia sobre otro dios cada vez menos mitificado como es Lance Armstrong. Sin ser partidaria de humanizar a nuestros dioses al menos cuando han corrido ríos de tinta tantos años después, no deja de sorprenderme que tras el reportaje de Sports Illustrated publicado el mes pasado, sobre el campeón estadounidense que recoge las acusaciones e investigaciones que caen sobre él por dopaje, blanqueo de dinero y fraude, no se hayan apenas pronunciado. Se trata de un detallado informe que los periodistas estadounidenses han desarrollado durante un año y en el que también se hacen eco de la relación de Armstrong con el experto anti-doping Donald Catlin y el médico italiano Michele Ferrari, y recoge acusaciones de compañeros de equipo y gente cercana al astro. Pero todo ello merece mención a parte en un nuevo capítulo.

Y volviendo al mito, si Acteón se convierte en la UCI, ésta debería ser el cazador cazado, el  sujeto que se convierte en ciervo y es comido por sus propios perros. En una posición más negociadora y conciliadora, esto es una intención de muchos pero acuerdo de pocos. El ya más que conocido problema del ciclismo. El primer paso ya se vivió en la Challenge de Mallorca aunque no fuese el`bosque´mejor elegido. Una noche de reunión entre los ciclistas que ya ha dado como fruto una petición oficial por parte de la CPA, la asociación internacional de ciclistas a la UCI de que “preste más atención a las necesidades y derechos de los corredores, los cuales deben ser considerados el principal elemento y esencia del ciclismo”. Y es que a nadie le gustaría ser el Acteón del mito de Artemis, ni el Contador de El Proceso ni siquiera la cucaracha de La Metamorfosis, transformada, incomprendida y desterrada tras echarse todo el mundo encima. Conviene mantener los ojos abiertos y las mentes despiertas y objetivas ante lo que se viene encima. La carretera es un buen desestresante para Alberto Contador, aunque la carrera no ha hecho más que empezar.

 

Ilustración El Proceso: Gallardo.

6 comentarios

Archivado bajo Alberto Contador, Carreras, ciclismo, cycling, UCI

¿El pelotón como un rebaño de ovejas?

Sin ánimo de arrojar luz en toda la polémica surgida desde hace una semana por el caso Alberto Contador, ni tampoco de resumir todo lo que se ha expuesto durante estos días, ni pronunciarme acerca de la existencia o no del dopaje en este deporte, lo que quiero es “desabrocharme” el nudo de la corbata que ahoga estos días ante la falta de rigurosidad de algunos medios, organizaciones y actores de este deporte. Para el que pueda pensar lo contrario, procuro estos días no dejarme llevar por el sentimiento hacia el ciclismo ni el patriotismo, simplemente me encuentro a la espera y no hago juicios de valor más allá de criticar a aquellos que con dedo condenatorio y papel justiciero señalan a culpables que, caso contrario demostrado, aún son inocentes. Inmersos en un proceso en el que recordemos se presupone la inocencia del que se acusa, la UCI ha declarado que no habrá caso Alberto Contador, sin embargo, no pone fecha para darlo por finalizado, alimentando el ansia de rumores, invenciones, morbo, “investigaciones”? y la curiosidad del que sigue este deporte.

El ciclismo es un deporte donde reina el desamparo y es un engaño pensar que su mayor problema es el dopaje. Los ciclistas se encuentran ante una indefensión enorme que explica la falta de unión y de coro ante las historias que estos días se escuchan. Sin embargo  a través de twitter, se pueden leer voces indignadas en respuesta a lo que sueltan sus “compañeros” y parte de sus guardianes. Roman Kreuziger, el joven corredor que este año fichará por Astaná se rebelaba ante lo que declaraba el fiscal jefe del CONI (Comité Olímpico Italiano), Ettore Torri, sobre que todos los ciclistas utilizan sustancias dopantes: “Todo lo que ha dicho Torri es realmente malo para todos los corredores!”. Su actual compañero de equipo en Liquigas, Jacopo Guarnieri coincidía: “He leído ahora la entrevista de Torri: me siento realmente ofendido por sus palabras”. Vicenzo Nibali, reciente ganador de la Vuelta a España, se sumaba a las quejas de sus compañeros de equipo: “me uno a lo que ha dicho Guarnieri, me siento ofendido por las declaraciones de Torri”. Luis Angel Maté criticaba en facebook: “Torri, no todos los ciclistas se dopan, igual que no todos los magistrados y dirigentes italianos son unos mafiosos corruptos, o igual que no todos los que trabajáis para el CONI sois unos fascistas!”. Otros corredores prefieren mantener la calma y no pronunciarse: “¿para qué serviría que hablase? El problema es que la gente hace caso a lo que está saliendo estos días. Lo que hay que hacer es esperar; esto es un proceso.”

El público que sigue en mayor o menor medida este deporte no es consciente del control al que está sometido el corredor los 365 días al año, 24 horas al día.  Como si fuesen ex alcohólicos o ex drogadictos recién salidos del centro de rehabilitación. Por si no lo he mencionado, tampoco es mi intención en este post exponer el mundo de ciclismo, con su parte buena y su parte mala pero cierto es que siempre me ha llamado la atención su complejidad, burocracia, desamparo, como ya he dicho, y sobre todo el interés que mueve por miles de frentes. Por ello aquí dejo unos fragmentos de una carta de un corredor profesional, que no da su nombre, participante en los Mundiales de Melbourne sobre las que él considera verdaderas trabas de este deporte y titulada “Estamos corriendo como un rebaño de ovejas”.

“Puedo ver los controles que se me practican en el ADAMS, pero nadie me garantiza que sean reales. ¿Por qué debería creer en estos resultados? Podrían ser manipulados sin demasiados problemas. Conozco bien mi perfil y mis niveles, pero si se me acusa de cualquier valor anómalo de hace un año, ¿cómo es posible que recuerde ese test y si durante esas fechas sufrí hemorroides o cualquier otra afección? […] Lo que quiero decir es que hay muchos puntos débiles en el actual sistema”. Palabras que nos recuerdan a las que dijo Contador en su rueda de prensa.

Hay muchas inconsistencias y puntos que pueden fallar. Por ejemplo, los resultados de la Paris Niza de este año, más elevados de lo normal. Todos. Todos y cada uno de ellos. ¿Por qué?“. […] “En estos días podemos ver algunas cosas extrañas, tales como recibir un resultado negativo de un laboratorio y que pasa a través de muchos otros hasta que llega un resultado positivo. ¿Quién vigila a los controladores? ¿Por qué no puede haber un agente independiente  que también pudiese examinar los resultados?”. […] “La UCI puede usar sus controles para ganar poder. Los equipos más limpios serán tratados mejor. Ante un nuevo fichaje los equipos podrán preguntar a la UCI por los mejores corredores (a su modo de ver). No estoy de acuerdo en que sea la UCI la única que decide qué corredor es bueno o cuál no. No deberían tener el poder único de decidir sobre la vida y la carrera de nadie. […] Además de la UCI nadie tiene la oportunidad de recibir o dar alguna opinión”.


[…] “La solución es crear una organización independiente […] El problema es cómo llegar a un acuerdo. Debemos convertirnos en uno para mejorar. Hay mucho dinero envuelto. Cada año se necesitan dar nombres para justificar tanto gasto. Nuestros nombres se publican en los periódicos como criminales y no tenemos la oportunidad de defendernos”.

Tras hacer un repaso a casos como el de Rebellin y Pellizzoti y muy en consonancia a la polémica despertada estos días por los valores anormales, casi inapreciables por Clembuterol, de Alberto Contador, finaliza: “otro problema del ciclismo es que no sabemos cómo cuidar nuestra propia imagen. Por ejemplo, podemos tener un resultado positivo de inmediato, o a través de una filtración o se dan a conocer cuando el corredor está haciendo el Tour, y el positivo se produjo en mayo. Los laboratorios deben tener normas muy estrictas y que no sean capaces de vender la información. Necesitamos un circuito cerrado entre los laboratorios, UCI y la AMA. No estoy diciendo que no deben dar nombres, pero sólo hay que mencionar una vez que el contraanálisis se ha hecho y el proceso de sanciones se ha iniciado”.

 

 

http://www.newcyclingpathway.com

 

4 comentarios

Archivado bajo Alberto Contador, ciclismo, controles, UCI